Domingo, 3 de marzo de 2024. Plaza de toros de Castellón. Dos tercios de entrada en tarde soleada y fresca. Toros de Victorino Martín, bien y uno de Valdefresno, (2), desiguales de presencia y escasos de juego. Paco Ramos (verde esperanza y oro), silencio tras aviso, silencio tras aviso y silencio. Borja Jiménez (blanco y plata) oreja, palmas y oreja. Actuó como sobresaliente Salvador Ruano  (morado y oro). Entre las cuadrillas sobresalió con los palos Juan Sierra. Presidió Vicente Oliver. Pesos de los toros por orden de lidia: 486, 492, 526 (2 bis)  498, 489, 543 y 547 kilos. Al final del festejo se cortó la coleta el banderillero Josele. Jiménez salió a hombros.

Enrique Amat, Castellón

 Comenzó la feria de la Magdalena de Castellon con la lidia de una corrida de Victorino Martin. La plaza se llenó en dos tercios de su aforo en una tarde soleada, fría y ventosa El festejo comenzó diez minutos tarde, ya que Paco Ramos, director de lidia, ordenó que se regase el ruedo. 

Los toros de Victorino Martín, todos  cinqueños, estuvieron bien aunque algo desigualmente presentados, dieron un juego asimismo desigual. 

El cárdeno entrepelado primero, terciado y buen  hecho, echó las manos por delante, sin emplearse en el capote. Metió los riñones en el primer puyazo y se salió suelto y se repuchó en la segunda entrada. Suelto y distraído, y sin ninguna entrega, esperó en banderillas e, incierto y gazapón, no regaló ni un muletazo.

Feo, sin remate, abierto de cuerna e inválido el distraído segundo, que fue devuelto y sustituido por un sobrero de Valdefresno, muy  astifino. Distraído y corretón, se dejó pegar sin celo en el caballo.Y luego fue y vino por ahí, distraído y escaso de celo, pero dejándose.Cárdeno claro el vareado tercero, abanto y corretón. Cumplió en el caballo y se paró pronto. Siempre con un molesto calamocheo, no dejó de pensárselo. Pero lo que son los misterios de la casta, luego embistió pastueño, noble y obediente. Como un juanpedro.

 El negro cuarto, muy enmorrllado, apenas se dejó pegar en el caballo. No empujó y se salió suelto. Luego se paró y se aplomó muy pronto, siempre el abrigo de tablas. Escaso de raza, fue de suspenso. 

El cardeno quinto, largo, silleto y muy astillado, fue abanto de salida. Empujó con un solo pitón, sin celo y repuchándose. Luego fue vino, pero sin ton ni son. Y el sexto, más lustroso, tampoco se empleó varas, y luego desarrolló sentido, cortó los viajes y soltó la cara.

,  

 Paco Ramos lidió de salida con el capote, perdiendo terreno. Luego firmó un trabajo digno, serio, de valor y firmeza en el que se justificó con creces ante las escasas condiciones de su oponente.

También anduvo laborioso y esforzado con el capote ante tercero, cuya muerte se la brindó a Josele. Se confió con la mano derecha, y siempre a media altura, en línea recta y sin molestar, sacó series de mérito. Faena muy compuesta y de limpio trazo. 

Y asimismo anduvo compuesto y con tesón ante el quinto, frente al que pasó las de Caín con las armas toricidas.

Borja Jiménez puso de manifiesto, ante su primero firmeza, seguridad, aplomo, recursos y supo buscarle las vueltas. Fue una notable carta de presentación. Mató de una media lagartijera de efectos  letales.

No perdonó, un quite, sobrado de actitud y disposición  y también anduvo suelto con el capote en el cuarto, cuya muerte le brindó a Vicente Ruiz, el Soro, quien tocó una diana floreada en su honor con la trompeta. Pisó terrenos de compromiso, se cruzó, y a base de recursos fue arrancando, le muletazos uno a uno un toro rajado y aplomado. Firmeza, aplomo, valor de fondo y mucha verdad. Arrimón, serio y sincero. Torero y dispuesto.

Brindó la muerte del sexto a Paco Ramos. Y en esta ocasión rubricó una faena también plena de recursos, sobrada y eso sí, zaragatera y martingalista. Mató de otra media lagartijera que bastó.

Cronica de E.Aamat

Fotografias de Mateo de Tauroimagen plus.com