Domingo, 5 de mayo de 2024. Plaza de toros de Bocairent. Tres cuartos de entrada en tarde entoldada y calurosa.Toros de Hermanos Serrano para rejones, bien presentados y manejables, y de El Pilar, desiguales de presencia y juego. Al quinto, Alambrisco, se le premió con la vuelta al ruedo. El rejoneador Pablo Donat, oreja y oreja. José María Manzanares (azul noche y oro), saludos tras aviso y dos orejas. Daniel Luque, (nazareno oro), saludos y dos orejas. Actuó como sobresaliente  Paquiro (marino y oro) bien colocado y atento a la lídia. Entre las cuadrillas lucieron con los palos en el segundo Diego Carvalho, Iván Garcia en el tercero, Juan José Trujillo en el quinto y Pérez Mota en el sexto. Presidió la concejala Mari Luz Pascual asesorada por Luis Martínez.  

Enrique Amat, Bocairent 

La plaza de toros valenciana de Bocairent fue escenario de un festejo que se anunciaba como corrida «sorollana». El pintor valenciano tenía una especial vinculación de Bocairent y fue  autor del guion de San Blas, patrón de la localidad.

La empresa, al margen de ambientar la plaza, se propuso recuperar el pasacalle de los toreros desde la plaza del Ayuntamiento hasta la plaza de toros, en este caso, en carro de caballos, y acompañados por la banda de música.

Por la mañana se puso de largo el «lavado de cara» que se ha hecho a la Peña Taurina Espla con motivo de su 40 aniversario. Un acto digno de resaltar, en el que no faltó la presencia de matadores de toros como Luis Francisco Espla y Rafaelillo y el Conseller de Agricultura José Luis Aguirre.

Por la tarde, con cerca de tres cuartos de aforo cubiertos de un público generoso y siempre a favor de obra, se hizo el despeje de la plaza.

Los toros de Hermanos Serrano para rejones, bien presentados, se dejaron. Con mucho lustre y caja el que abrió plaza, al que le faltaron las fuerzas, si bien tuvo fijeza y se dejó y colaboró con las plazas montadas. Más terciado el cuarto, que recibió dos rejones de castigo. Se aplomó pronto, se rajó y costó mucho estar con él.

En cuanto a los de El Pilar, el colorado segundo, terciado y simpático por delante, renegó en el tercio de varas y luego fue y vino en la muleta sin demasiada entrega y ayuno de clase. Él también colorado tercero, feo de cuerna, apenas recibió un refilonazo en el caballo. Justito de fuerzas y con una acusada querencia a los adentros, muy rajado y, en todo momento a la defensiva, no sirvió. 

Sin remate el quinto, al que también se le midió mucho el castigo en el caballo. Medidas sus fuerzas, tuvo con todo un excelente fondo de calidad y nobleza. Se le premió con la vuelta al ruedo. Y el sexto, también colorado, con volume aunque cubeto y bizco, noblón y siempre queriendo más que pudiendo, se defendió por su falta de fuerzas.

Pablo Donat brindó la muerte de su primero a Manuel Manzanares. El rejoneador de Onteniente, errático de salida con el rejón de castigo, luego subió el nivel en banderillas, clavando reunido y arriba e hizo lo propio con las cortas. Dejó llegar y cabalgó a dos pistas. Mató de un rejonazo de efectos contundentes.

Templo de salida y clavó dos rejones de castigo con acierto al cuarto. Le costó algo más centrarse en banderillas en una labor de extenso metraje en la que sobresalió en dos pares, en los balanceos y en el tierra tierra. Mató de un rejonazo y un golpe de descabello. Cumplió con creces. 

José María Manzanares muleteó con ligero empaque, con acelerada compostura a su primero, en un trabajo de más vistosidad que fondo. Molestado por el viento, trasteó sin asumir excesivos compromisos.. Componiendo, pero sin someter. Puesta en escena, siempre aprovechando la inercias.

Y tras una diana floreada de Vicente Ruiz el Soro, firmó una faena expresiva, también de empacada, puesta en escena ante un toro noble y excelente para el torero, algo justo de todo, y que le dejó estar a placer. Mató de una media de efectos contundentes.

Daniel Luque por ahí anduvo, tan suficiente como displicente ante su primero, en un trasteo en el que no acabó de ponerse de verdad en ningún momento.

Más dispuesto se le vio ante el sexto, frente al que, a pesar de que se paró pronto, se puso delante, lo exprimió y le supo buscar las vueltas con recursos y pisando terrenos de cercanías.

Cronica de E, Amat

Fotografias de Litugo