Sábado, 11 de mayo de 2024. Plaza de toros de Valencia. Media entrada en tarde  calurosa. Novillos de José Cruz , de buena presentación y juego. Manuel Caballero (guinda y oro), vuelta y silencio tras aviso. Ismael Martín (azul pavo y oro), saludos y oreja. Nek Romero (azul y azabache) silencio y oreja tras aviso. Entre las cuadrillas lucieron con los palos Fernando Casanova en el primero y Jose Manuel Mascen el sexto, al que lidió con templanza Víctor Del Pozo. Presidió Jesús Merenciano. Pesos de los novillos por orden de lidia: 502, 460, 500, 473, 488 y 491 kilos.

Enrique Amat, Valencia 

La plaza de toros de Valencia volvió abrir sus puertas cerca de dos meses después, para ser marcó del primero de los dos festejos que se han organizado este fin de semana con motivo de la festividad de la Virgen de los Desamparados. Un espectáculo en el que novillos y novilleros cumplieron.

Los astados de José Cruz, bien presentados en general y variados de pelaje  dieron buen juego.

El castaño primero, con suficiente cuajo, blandeó de salida y perdió las manos tras el primer encuentro con las plazas montadas. Siempre quiso, aunque no siempre pudo. Humilló y tuvo obediencia en los toques, aunque debido a su falta de fuerzas, soltó la cara y no acabó de rematar los viajes. El también castaño segundo se dejó pegar en el caballo, donde le castigaron con dureza. Y este fuerte castigo lo acusó. Con todo, tuvo fijeza, estuvo siempre pendiente del torero y metió la cara aunque le faltó fuelle. 

El colorado tercero, bajito, pero con mucho lustre y cuajo de toro, se dejó pegar en el caballo. Muy distraído y con tendencia a salirse suelto, demasiado atacado de kilos y falto de fondo, se apagó pronto y se paró. Más feo de hechuras y sin remate el descarado cuarto, que tuvo calidad y buen son si bien sin acabar de romper.

El también colorado quinto se movió y se desplazó con cierto celo. Fue y vino repetidor, aunque le faltó entrega y le sobró soltar la cara y defenderse. Y alegría y buen tranco exhibió el sexto, que siempre quiso romper para adelante. Tuvo tanta calidad como falta de empuje, pero persiguió siempre con obediencia a los toques.

Manuel Caballero, coletudo manchego hijo del matador del mismo nombre, se mostró como un torero enterado y con oficio. Conoce los fundamentos de la profesión, anda por la plaza con seguridad y solvencia, y tiene buen estilo muletero. Con todo, a su trabajo, bien concebido y entonado, le faltó algo firma y expresión. Mató de una estocada trasera. 

Lanceó muy acompasado y ganando terreno al cuarto, frente a que volvió a exhibir un interesante concepto. Aplomo, seguridad, pausa y solvencia en la cara del novillo. Ortodoxia en las formas. Y trasteó con templanza y buen aire, sobre todo con la mano izquierda. Acabó con el novillo de un pinchazo de una estocada trasera y tendida

Ismael Martín, novillero salmantino quien tiene anunciada su alternativa en Burgos, anduvo en el segundo cumplidor con el capote, más afanoso, que acertado en banderillas, y con la muleta también puso de manifiesto afanes,.Firmó un trabajo de largo metraje, tesonero y esforzado, muy con la voz, pero de escaso mensaje. Mató de un pinchazo, media subcutánea y una entera.

Saludó con dos largas al quinto, al que luego banderilleó con espectacularidad. Brindó la muerte del astado a Vicente Ruiz el Soro, quien le obsequió con una diana floreada. Prologó el trasteo con pases cambiados por la espalda Firmó de nuevo una labor tesonera y voluntariosa, que tuvo conexión con el público. Despenó a su oponente de un bajonazo.

Nek Romero, en vísperas de su debut en Madrid, s hizo un quite  de manifiesto la actitud con la que venía a Valencia. No tuvo opciones ante su primero, que se apagó pronto y ante el que resolvió a base de pisar terrenos de compromiso. Se le vio cierta aceleración, y manejó con desacierto las armas toricidas..

Mostró su disposición en el sexto, al que muleteó con las dos rodillas en tierra en el inicio de la faena. Más centrado y pausado, firmó muletazos de excelente corte, bajando la mano y sometiendo. Siempre a gusto en la cara del novillo, cuando esté se paró Nek atacó, acortó terrenos y se impuso. Mató de un pinchazo y estocada y mantuvo su crédito. 

ResponderResponder a todosReenviarAñadir reacción
Cronica de E. Amat

Fotografias de Mateo e Tauroimagenplus.com