VICTORINOS AL COMPÁS DE UTIEL, TOREROS CON OFICIO Y ENTREGA.

Cierto es que la corrida de ayer levantó la inquietud en el noventa por ciento del tercio de plaza por la ganadería anunciada, más que por criterio torerista. Pero señores, hasta la casa ganadera con más renombre tiene que ser consecuente con la categoría de plaza a la que acude. Parece ser que algunos ilusos en los tendidos pretendían ver la homogeneidad absoluta de la sangre Victorino Martin, como si de una tardeen Madrid se tratara.

Algunos sí que vimos ese comportamiento tan diferente y difícil que suponen los de las Tiesas. Con total evidencia la cara de los animales no era una armonía perfecta, pero recordemos, la lógica esta para ponerla en práctica.

En resumen, y a criterio personal vi cuatro animales con disposición al humillar, con fondo y calidad. Un cuarto con veneno, pero que poco a poco fue tragándose el oficio de Pinar. Y sí, un segundo que desmereció la entrega del Valenciano Alberto Gómez por su evidente falta de peso. Cuestión que provocó un tremendo enfado en todos los allí presentes.

Sin ánimo de llegar a ser pretenciosa, me molesta profundamente escuchar de eruditos del toreo comentarios que a pesar de despotricar acerca de los Victorinos, afirman que estuvieron por encima de la terna. Creo que no fui la única que vio el oficio de Ruben Pinar, la entrega de Alberto Gómez y la capacidad de Jesús Duque. Acuérdense cuando hablen de las figuras de aplicar la misma vara de medir, y de tener presente las ternas que se prestan a matar corridas de hierros tan duros como el de Victorino Martin.

Cronica y Opinion de Bea Hidalgo

Fotografia  de Mateo Tauroimagenplus