DE VALENCIA Y PARA VALENCIA: JORDI PEREZ Y MIGUEL POLOPE.

A horas de que las cornetas vuelvan a dar paso a los alguacilillos en Valencia para celebrar la feria en honor a todos los valencianos, hemos querido como preludio a las ganas de toros hacer un feedback con  los novilleros de la tierra que se presentan en cartel para el inminente fin de semana taurino.

Son por todos los aficionados y público en general conocidos, y quién no, que no duden en conocerlos, pues además de accesibles son de esas personas que merece la pena conocer y aprender. Cada uno con las cosas de su edad, su toreo y el carácter que se desprende de ello, pero son dos chavales valencianos que seguro en su cierre de temporada en la capital del Turia, van a dar mucho que hablar.

Por orden de antigüedad como si de un cartel de toros se tratara Jordi Pérez y Miguel Polope.

Siempre las tardes previas a alguna jornada taurina en la plaza hay más revuelo de lo habitual, pero la Escuela con sus profesores y alumnos allí están cada tarde, fomentando y formando a los protagonistas del futuro de la tauromaquia. Como buenos aficionados no dudamos en acercarnos para entre capotes y muletas mantener un rato de “chachara” amena que sirviera para alentar a los aficionados a llenar el coso de la calle Xátiva, el próximo sábado y domingo.

Ellos con simpatía, cariño y humildad se prestaron a responder todo aquello que quisimos, mientras nos regalaban su tauromaquia sin luces ni montera.

Empezaremos hablando de Jordi Pérez, conocido ya por la galería como “El niño de las monjas”. Su última actuación fue el pasado sábado en la semana taurina de Algemesí, sin suerte en los aceros pero dejando destellos de lo que él sabe que es su tauromaquia: visceral, con garra y tremendista. Le preguntamos como ha vivido esta temporada, qué espera el sábado en Valencia y que sueña para la próximo año. Entre vergüenza y picardía nos dice:

“Esta temporada está siendo bonita porque he podido pisar plazas importantes y para mí, ha sido muy especial poder sentir el cariño de cada una de esas plazas. La verdad, que me he visto millones de defectos toreando y en esto consiste, en saber donde esta el fallo para intentar corregirlo lo antes posible. La espada me ha quitado alguna que otra oreja. Para Valencia, vengo con muchas ganas y espero poder demostrar el toreo que tantas noches sueño con hacer. Y bueno, aún no estoy pensando en la temporada que viene porque no ha acabado esta”. 

Con el mismo hilo de preguntas nos dirigimos a Miguel Polope, alumno también aventajado de la Escuela, que destaca por su elegancia, su personalidad toreando y la abstracción que demuestra con respecto a sus compañeros. Soberbia actuación que dejó el pasado domingo en Algemesí, donde una merecida puerta grande se abrió para recordarle que debe de seguir en el camino.

Diferente a su compañero de terna y aula, Miguel con más don de palabra muestra la misma inocencia de una adolescencia hirviente, inquieto y con las ideas claras:

“La temporada pues la verdad es que ha ido bastante bien, ha sido una temporada muy bonita. He pisado plazas muy importantes empezando en Nimes, donde viví una tarde muy importante cortando una oreja que podían haber sido tres por la espada. Luego he ido a varios pueblos como Santisteban del Puerto, después Valencia, Salamanca, Roquetas … En Salamanca me clasifiqué para ir a la Glorieta y pude cortar allí una oreja. En Valencia la gente respondió, apreció lo que vio y la verdad es que fue muy emocionante para mí torear contoda mi familia y la gente que conozco, muy bonito la verdad. Este sábado más. También pude ir a Herrera del Duque donde la afición genial, hice noche allí y se acordaba de mi la gente del pueblo, me preguntaban, se interesaban por mi. En Bayona también me sentí orgulloso ya que me felicitaron los Chopera. En Francia la verdad es que se han portado genial y me encanta, allí empecé en Bogué un día antes que Nimes, y pude ser finalista. También, pude triunfar en Almería donde corté las orejas y salí a hombros. Después ya vino el viaje a México donde hice cuatro novilladas y me han salido la verdad un montón, y un tentadero donde toreé dos vacas a placer. Y desde que he venido he toreado en Velilla (Madrid) donde también pude triunfar y en Algemesí igual.

La verdad es que la temporada ha sido muy buena, muy intensa donde he podido pisar plazas importantísimas y con esa misma intención pues voy a ir la temporada que viene, a seguir preparándome, a ver ese crecimiento en mí, a notar que avanzo ver que puedo dar el salto, llegar con la máxima preparación, con la máxima plenitud y con las ideas clarísimas, a destacar,  a coger carrerilla  y por supuesto a intentar ser el mejor y a no estancarme. De eso se trata, de demostrar como soy, como transmito mi toreo y sobretodo de disfrutar de la profesión. Seguir disfrutando entrenando, toreando que es lo que más me gusta y sobre todo ver que todo va como veo, como pienso y como espero. No tengo prisa, tengo fe en lo que creo, en mis cualidades por así decirlo.

Para el sábado voy con la máxima alegría de poder pisar pues mi plaza, donde entreno día a día, donde sueño y pongo en práctica mis faenas y sobre todo disfrutar del día desde que me levante hasta que me desvista. Mi primer Vincci, y ya deseando verme vestido de luces, que es mi primera vez verme vestido de luces en la plaza de Valencia y con la máxima ilusión de que se me vea como realmente soy, ya que aun no he demostrado lo que puedo dar de sí, mi tauromaquia y lo que puedo dar. Puedo ofrecer mucho de mí, con esas intenciones voy, de disfrutar el día, de sentirme muy torero y con muchas ganas de hacer disfrutar. “

Ya han leído la declaración de intenciones de que tanto Jordi como Miguel acuden a la cita con la ambición de enloquecer la plaza, nuestra plaza. Sin ser pretenciosos, creo que el sábado nos espera una magnífica tarde de toros, con novillos de calidad de López Gibaja.

Así que nadie puede faltar a la cita.

¡Qué suene pan y toros!

Entrevista de Beatriz Hiraldo

 

Fotografias de Mateo. Tauroimagenplus y Mercedes Rodriguez