Este miércoles, día 1 de mayo, ha tenido lugar el tradicional homenaje a Manolo Montoliu con motivo del XXXII aniversario de su cogida mortal en Sevilla. Fue a las doce del mediodía, en la estatua que se encuentra en la explanada de la plaza de toros de Valencia.

Un acto que, como es habitual, estuvo organizado por la Asociación de Amigos de Manolo Montoliu y Curro Valencia que preside Agustín Fernández.

Se dieron cita un buen número de aficionados y profesionales del toreo, quienes quisieron honrar un año más la memoria de este extraordinario y siempre recordado torero valenciano. Entre algunos de los asistentes, profesionales como el novillero Miguelito, Pepe Espinar, Antonio Peinado, Sergio Díaz, Manolo Méndez o El Chavea.

Y aficionados y personalidades vinculadas al mundo de los toros como el veterinario Gerardo Rojo, el que fuera empresario de la plaza Felipe de Luz, el ex presidente  Juan Moreno, Agustin Martos, el gran aficionado Vicente Ortolá y representantes de la crítica taurina como Isabel Donet, los hermanos Mateo, Paco Haro y Eduardo Osca entre otros.

Por parte de la familia estuvieron Antonio Montoliu con sus esposa e hijos.

Posteriormente tuvo lugar un aperitivo en la sede del Club Taurino. En este acto, Antonio Montoliu entregó la insignia de honor de la Asociación de Amigos De Manolo Montoliu y Curro Valencia a Arnulfo Martinez , quien  durante muchos años fue juez de plaza del coso mexicano de Guadalajara.

Manolo Montoliu falleció en Sevilla el 1 mayo de 1992, al ser cogido al banderillear a Cubatisto de Atanasio Fernández, actuando a las órdenes de José María Manzanares.

Hijo del picador Manuel Montoliu, debutó con picadores el 29 de julio de 1973 en San Feliu de Guixols. Tras actuar en una treintena de novilladas, debutó como banderillero en la plaza francesa de Pomarez, el 2 de marzo de 1980, actuando a las órdenes de El Soro, en cuyas filas  actuó cuatro temporadas. En 1984 entró en la cuadrilla de Paco Ojeda y luego hizo lo propio en la de Antoñete.

El 2 de marzo de 1986 tomó la alternativa en Castellón, de manos de Julio Robles con Espartaco de testigo. Confirmó este doctorado el 11 de mayo de 1986 con Emilio Muñoz de padrino ante Pepín Jiménez.

A partir del año 1987, y hasta la fecha de su muerte, volvió a torear como banderillero, formando parte de las cuadrillas de espadas como Víctor Mendes, Luis Francisco Esplá y el citado Manzanares.

Sus hijos José Manuel y Antonio continuaron su estela como profesionales del toreo.

Cronica de E. Amat

Fotografias de MATEO de Tauroimagenplus.com