Domingo, 15 de octubre de 2023. Plaza de toros de Venta del Moro. Inauguración de la plaza. Lleno total en mañana muy agradable. Novillos de Daniel Ramos, bien presentados y de excelente comportamiento. Destacaron por su juego 1º y 5º. Manuel Martínez de la escuela taurina de Málaga, oreja. Javier Cuartero de la escuela taurina de Alicante, oreja. Bruno Gimeno, de la escuela de Valencia, dos orejas. Rodrigo Cobo, de la escuela taurina de Colmenar Viejo, saludos tras dos avisos. Sergio Cartas, de la escuela taurina de Alcázar de San Juan, palmas tras aviso. Entre las cuadrillas destacaron Álvaro Cerezo, Borja Navarro, Hugo Masiá y Simón Andreu. Presidió con acierto el alcalde de Venta del Moro Luis Francisco López acompañado en el palco por Miguel Díaz, Adelo Montes y Paco Trujillo. El primer novillo lidiado en esta nueva plaza fue “Sabueso”, un ejemplar marcado con el número 31 y de pelo castaño.


Enrique Amat, Venta del Moro

Tuvo lugar la inauguración de una nueva plaza de toros en la provincia de Valencia. En este caso, la de la muy leal villa de Venta del Moro.

En esta localidad, situada 100 kilómetros de Valencia y que, con el impulso del alcalde de la ciudad, Luis Francisco López Yeves, los vecinos de la misma y un grupo de aficionados, se ha hecho posible este pequeño gran milagro de que un nuevo recinto Taurino vea la luz en estos complicados tiempos que corren.

Fue un día más que emotivo. Una jornada de clima excelente y con un sol resplandeciente. Y allí se congregaron una gran cantidad de aficionados, llegados de Valencia, Chelva, Requena, Utiel, Venta del Moro y localidades limítrofes, y también de otras poblaciones valencianas como Sedaví, estos para apoyar a su torero Bruno Gimeno. Y profesionales, autoridades y representantes del mundo taurino tampoco quisieron faltar a este evento. Se llenaron en su totalidad tanto los tendidos de la nueva plaza como también los del tendido de los sastres. Un lleno total y absoluto. Un éxito.

Un coso este que, en su momento, fue inaugurado el 24 de junio de 1971 con un festejo en el que tomaron parte el venezolano Adolfo Rojas y Jose Luis de la Casa, ante reses de Emilio Merchante. En el mismo habían actuado matadores de toros como Gabriel de la Casa, Gregorio Lalanda, Miguel Pérez el Cerralbeño, Curro Valencia, Jaime González El Puno, Carlos Málaga El Sol, Efraín Girón, Robert Ryan, Vicente Ruiz El Soro, Manuel Carrion, Paco Senda, Ángel de la Rosa, José Calvo, Oscar Sanz y José María Fijo El Ciento. Entre otros. Y también en Venta del Moro vistió su primer traje de luces el espada de Chelva Vicente García.  Nos faltaron las mujeres toreras, el Bombero Torero ni la presencia de la Escuela de tauromaquia de Valencia.

Aquella plaza, como espacio cultural y lúdico, también fue escenario de actuaciones de artistas importantes como Lorenzo Santamaría, Karina, Conchita Bautista, Cassen, Rafael Conde El Titi y la incomparable banda Los Brujos con CAR a la cabeza. Una localidad que asimismo contó con toreros locales, como Jorge Medina y Alonso Lorente, una entusiasta peña taurina local, una excelente banda como la Unión Musical y aficionados que hicieron posible la existencia de esta plaza.

Buena parte de esta nueva obra hay que ponerla en el haber del Ayuntamiento de la ciudad, con su alcalde, Luis Francisco López a la cabeza.

El nuevo coso cuenta con todas las dependencias y es más que atractivo en su configuración y estructura. Y a las once y media de la mañana, a los sones del pasodoble “Pan y toros” interpretado por la Unión Musical de Venta Moro, rompió el paseíllo y dio comienzo el espectáculo inaugural. En el palco, las banderas de España, la senyera y la de la villa. Los componentes de la Peña Taurina la Loretana ejercieron de areneros con el cronista local Nacho Latorre a la cabeza, y el arrastre corrió a cargo de la parada de mulas de Javi de Utiel. Y en chiqueros la seria labor de Nicolás Pérez contribuyó al orden del espectáculo.

Datos para la historia. El novillo que rompió plaza fue “Sabueso”, un ejemplar de pelo castaño, marcado con el número 31 y del hierro de Daniel Ramos. Un astado que lidió Álvaro Cerezo, y al que puso el primer par de banderillas Simón Andreu y que luego apuntilló Adrián Berenciano.  La Unión Musical Venta del Moro interpretó el pasodoble “Ragón Falez” durante la lidia de este novillo de la inauguración.

Los astados de Daniel Ramos elegidos para la ocasión estuvieron bien presentados y dieron un notable juego. Todos exhibieron un gran fondo de nobleza, calidad y fijeza en sus embestidas. Eso sí, con el pequeño lunar de una cierta falta de fuerzas, pero dieron juego y colaboraron con los toreros. Destacaron sobre todo primero y quinto.

Manuel Martínez de la escuela taurina de Málaga, tuvo el honor de estoquear el primer novillo que se lidió en esta plaza. Se mostró como un torero enterado y con oficio. Muleteó con limpieza, suavidad y templanza, en un trabajo de excelente concepto que siguió desde el burladero José María Fijo El Ciento, coletudo valenciano y ex alumno de la escuela de Valencia, quien ahora enseña en este centro malagueño amén de dirigir la escuela de Écija.

Javier Cuartero, de la escuela taurina de Alicante, tuvo la virtud de templar a un novillo que tenía un buen son, pero estaba escaso de poder. Lo templó y consiguió sacarle muletazos a media altura, manteniéndolo en pie y mostrando un envidiable sentido del manejo de las telas.

Bruno Gimeno, de la escuela de Valencia, puso de manifiesto que es un torero preparado para mayores empresas. Se fue la puerta de chiqueros a saludar a su antagonista, al que le lanceó con variedad y banderilleó con espectacularidad, sobresaliendo un par quiebro por los adentros. Y luego firmó un trabajo compuesto, firme, sobrado y de espada suficiente y con un rodaje que le permitirá acceder a mayores compromisos.

Rodrigo Cobo, de la escuela taurina de Colmenar Viejo, es un espada espigado y de gran altura. Puso mucha voluntad en un trabajo algo deslavazado, en el que no dejó de intentarlo y en el que manejó aceros con deficiencia. Mató de hasta cuatro estocadas y una infinidad de golpes de verduguillo. Pasó las de Caín con las armas torcidas

Sergio Cartas, de la escuela Taurina de Alcázar de San Juan, pareó al alimón con Bruno Gimeno. Es un aspirante todavía muy nuevo, con escaso rodaje y que exhibió una gran voluntad y deseos de agradar, aunque se encuentra todavía muy en los rudimentos de la profesión.

Cronica de Enrique Amat

Fotos de Litugo y Enrique Amat

ResponderResponder a todosReenviar