TRIPLE PUERTA GRANDE EN ALICANTE

Plaza de toros de Alicante, algo más de media entrada. Primer festejo de la Feria de Hogueras 2019, en la que se conmemora el 50 aniversario de la alternativa de Dámaso González en esta misma plaza, un día 24 de junio de 1969.

Se anunciaba en el cartel “clase práctica” con 6 novillos-añojos de la ganadería de Daniel Ramos, aunque, por presentación, podían considerarse ya erales. En líneas generales, permitieron el lucimiento a los jóvenes novilleros. El segundo fue aplaudido en el arrastre y cuarto y sexto fueron premiados con la vuelta al ruedo.   

Abrió plaza, el local Abraham Segura, recibiendo con pinturería al novillo, que tomó con fijeza el capote. Carla Otero se echó el capote a la espalda para realizar un quite por gaoneras, mostrándose muy firme y valiente. Replicó Abraham Segura por verónicas. Comenzó la faena de muleta pasando por alto al novillo, que se arrancaba con prontitud. Se lo llevó a los medios y, toreándolo con la derecha, fue arrollado, llevándose un fuerte golpe. Se repuso y volvió a la cara del novillo, para seguir toreando con temple sobre la mano derecha. Finalizó su faena con toreros y sentidos ayudados. Acertó con los aceros al tercer intento y fue premiado con una oreja.

La alumna de la E. T. de Guadalajara, Carla Otero, recibió a su novillo en el tercio, de rodillas con dos largas cambiadas, para, a continuación, llevárselo por templadas verónicas hasta el centro del ruedo y rematando con una pinturera media. Al quite de Jesús Díaz, respondió Carla por tafalleras. Compartió tercio banderillas con su compañero de cuadrilla, poniendo un par al quiebro con mucha exposición. Tras brindar al público, comenzó el muleteo con un pase cambiado por la espalda en el centro del ruedo. Desarrolló Carla Otero una vibrante faena de muleta en la que combinó valor y detalles de buen gusto, con

un toreo muy encajado de riñones y pies firmes. Iniciando una tanda con la derecha resultó cogida, levantándose sin sacudirse siquiera la arena. Tras varios pinchazos y un aviso cobró una estocada ligeramente caída, pero su faena había calado en los tendidos y el presidente tuvo que conceder la oreja fuertemente pedida. Se aplaudió al novillo en el arrastre, que tuvo fijeza y prontitud en su embestida, aunque resultó algo más brusco que el primero.

Jesús Díaz Hellín, de la E. T. de Alicante, se vio desbordado por el que saltó en tercer lugar, siendo volteado en el centro del ruedo mientras trataba de fijarlo con el capote. Eloy Sánchez, en su quite correspondiente, dejó unas ajustadas chicuelinas. Puso mucha voluntad el novillero, pero evidenció su inexperiencia. Se acostaba el novillo por el pitón derecho y por ello basó toda su faena en la mano izquierda.  Tras dos pinchazos, escuchó un aviso y mató de estocada defectuosa. Pese a ello, el público premió con una oreja su entrega.

Eloy Sánchez, de la E. T. de Valencia, se fue a la puerta de chiqueros a recibir con una larga cambiada de rodillas al cuarto de la tarde. Volvió a darle otra más ya en el tercio. El novillo tomaba con codicia el capote y Eloy pudo lancearlo con gusto a la verónica. Daniel Encinas hizo uso de su turno de quites toreando por gaoneras. Brindó a su compañero de escuela, Miguel Polope y comenzó la faena de muleta con ayudados por bajo. Trató Eloy Sánchez de hacerlo todo muy templado todo, toreando con la mano baja, aunque en algún momento se aceleró contagiado por el ímpetu del de Daniel Ramos. Se vino arriba el novillo y terminó arrollando al novillero en un derechazo. Enrabietado, volvió Eloy a dar una tanda más por cada pitón, bajando la mano y dejando detalles de buen gusto. Pese a dejar una estocada casi entera, precisó de dos descabellos. Fue premiado con las dos orejas y se le dio una merecida vuelta al ruedo al novillo.

En quinto lugar, intervino Daniel Encinas, también de la E. T. de Alicante. No se le pudo ver apenas con el capote en los lances de recibo, con un novillo que tenía tendencia a salir suelto. En su quite, Manuel Caballero, dejó una muestra de sus templadas y ajustadas chicuelinas. Brindó al público Daniel Encinas y comenzó su trasteo doblándose por bajo con el novillo. Aunque pronto en la embestida, éste mantuvo durante toda la faena tendencia a salir suelto y el inexperto novillero no se vio capaz de sujetarlo, pese a poner toda la voluntad del mundo por su parte. Mató de estocada entera a la primera, cortando una oreja.

Cerró plaza un bonito colorado que acusó ya blandura desde el principio. Aunque Manuel Caballero, de la E. T. de Albacete, lo lanceó con suavidad a la verónica, el novillo clavó los pitones en la arena y probablemente se dañó en su caída. Después de brindar al público, inició Manuel su faena con la muleta a media altura, muy templada, sin obligar al novillo, tratando de hacerle romper hacia delante. Y así discurrió el trasteo, con suavidad y sin brusquedad, dándole al novillo tiempo para respirar entre tanda y tanda, y éste lo agradeció, viniéndose arriba y siguiendo la muleta con prontitud y buen tranco. Una vez más, se hizo verdad aquello de que “el temple da fuerza al toro que no la tiene y la quita al que le sobra” (Pablo Lozano), como tantas veces le vimos hacer al inolvidable Maestro Dámaso. Lo sorprendente es verlo en las manos de un joven novillero que acaba de “echar a andar”. Terminó Manuel Caballero encadenando redondos citando por la espalda y fue certero con la espada. El toreo y el empaque del novillero habían calado en el público y se llenó el tendido de pañuelos blancos, siendo premiado con las dos orejas y el rabo. Se concedió al buen novillo de Daniel Ramos la vuelta al ruedo.

Salieron a hombros por la puerta grande los novilleros Eloy Sánchez y Manuel Caballero, acompañados por el mayoral de la ganadería de Daniel Ramos.

Crónica de Mercedes Rodriguez

Fotografías de Mercedes Rodriguez