Con mediana entrada se ha celebrado la corrida á beneficio de la Asociación Valenciana de Caridad. Se ha lidiado seis reses de Saltillo por Rafael González Machaquito y Antonio Boto Regaterín. Juan José Durán Pipa actuó como sobresaliente. Al hacerse el paseo es ovacionado Machaquito, que se ve obligado a dar la vuelta al ruedo.

El primer saltillo, de pelo negro y bien puesto de cuerna, tomó cinco varas, dio dos caídas y mató un caballo. En quites son ovacionados los maestros. Después de ser banderilleado el bicho con tres buenos pares, sale a matarle Machaquito, y realiza una faena emocionante para entrar entregándose y dejar una estocada  superior. Descabello a la primera, y se premió su labor con una ovación y la oreja del cornúpeto.

Negro bragao era el segundo, que se mostró voluntario y de poder, para tomar cinco varas y matar un caballo. Regaterín se lució con el capote y oyó muchos aplausos.

En el segundo tercio quedaron bien Regaterín Chico y Mejía. Antonio Boto torea con valentía, aguantando coladas, y después de dos pinchazos buenos larga una estocada superior. (¡Muchos aplausos.)

También era negro, bien puesto el tercero, que en la pelea de varas mostró poca codicia y se salió suelto al tomar seis varas sin  derribar á los lanceros. Dos caballos perecieron. Recalcao y Cantimplas clavaron cuatro pares, muy buenos los del segundo. El toro llegó á la muerte receloso, y la faena de Machaquito fue valiente, pero larga, muy larga, siendo ayudado en ella por los capotes. En cuanto cuadró la fiera, entró Rafael muy bien y dejó una gran estocada. (Ovación.)

El cuarto fue negro, calcetero. Regaterín torea de capa ceñidísimo, y también se luce después en los quites. El toro tuvo más poder que voluntad para tomar de Page, Granados y Carranza cuatro puyazos por tres tumbos y un cadáver. Bonifa y Conejito Chico le colocaron tres pares buenos, para que Regaterín hiciera luego una faena valiente y laboriosa, pues el animal estaba manso. A paso de banderillas dejó media bien colocada y luego descabelló. (Palmas.)

Negro como sus hermanos fue el quinto, que tomó de Fajardo, Ceniza y el Gordo cuatro picotazos por tres descensos y una baja caballar. A petición del público parean los espadas y entró el sobresaliente Pipa. Este cambia un par bueno; Machaco cuartea uno bueno, y Regaterín coge dos palos en cada mano y los coloca bien al cuarteo. Machaquito torea de muleta cerca, con algún movimiento de pies, y, en tablas, arranca á matar con un buen pinchazo, terminando con una estocada delantera y tendida. 

El sexto admitió cinco puyazos, á cambio de dos porrazos y dos cadáveres. Regaterín coge los palos y coloca tres pares magníficos. Cambiado el tercio, sale Antonio a matar y sufre dos desarmes, pues el toro tiene la cabeza completamente suelta. Aprovecha el diestro en cuanto tiene una oportunidad, y da una estocada baja, con lo que acaba la corrida de la tarde del Domingo día 17 de Octubre de 1909.

Crónica de Pieter Hildering

Fotografias de Archivos