Categoría: en el recuerdo

EL LEGADO DE MIGUEL LÁZARO

EL LEGADO DE MIGUEL LÁZARO  La noticia de la desaparición, y luego el hallazgo del cadáver de Miguel Lazaro ha caído como un mazazo entre todos los aficionados valencianos. Tristeza y pesar. Dolor y sobrecogimiento. Parafraseando a Miguel Hernández, un hachazo invisible y homicida que ha caído sobre la familia taurina valenciana. Miguel Lazaro era, ante todo, un gran aficionado, y una mejor persona. Presidente del Club Taurino de Foios, sin él no se entendería la carrera taurina de Vicente Ruiz el Soro. Ni se podría explicar ese fenómeno sociológico y taurino que es el sorismo, que se extendió a...

Leer más

NOSTALGIA FALLERA, NERVIOS DE MAGDALENA

NOSTALGIA FALLERA, NERVIOS DE MAGDALENA Supongo que a ningún aficionado del coso de la calle Xátiva, insisto aficionado, le ha abandonado ya ese sentimiento de desasosiego y melancolía ante el cierre de la feria de Fallas. Yo, a titulo personal no puedo negar ese vacío que anida cada tarde cuando el reloj marca las cinco de la tarde, aunque hay más horas que me recuerdan que la feria ya acabó. Y es que señores no es poco lo que en doce tardes de abono ha pasado por el albero de Monleón. Abrimos las puertas con las sensaciones de unos...

Leer más

Dámaso se va a Nueva York

Dámaso se va a Nueva York En las gradas suena un clarín. La banda empieza a tocar y el paseíllo se pone en marcha. Al frente del grupo figura Dámaso González, enfundado en su típico traje de color caña. Junto a él hay dos matadores, seguidos por nueve banderilleros. Viendoles así, atravesando el redondel, parecen una guirnalda colorida. Es como una quimera el que estos hombres, que en pocos minutos arriesgarán sus vidas esquivando animales tan peligrosos, se vistan con trajes tan chillones. Magenta al lado del verde brillante y el rojo sangre que acompaña a un azul cobalto junto a un turquesa deslumbrante. Detrás de ellos, van seis picadores a caballo, todos con sus pesados petos. Cada traje está ricamente bordado con oro o plata que brilla al reflejo del sol. Son seguidos por los mulilleros, el escuadrón de muerte. Y aunque la mulas llevan plumas coloridas y pequeñas campanas que tintinean con sus arneses a cada paso, sus conductores llevan gorras y camisas negras. Al final de la processión viene un pequeño grupo de areneros, los limpiadores con sus palas y cubos de goma. Mis vecinos estadounidenses están encantados con el espectáculo. El clarín suena de nuevo. El primer toro sale del toril. González lo atrae hacia su capa, lo provoca y se aparta con elegancia. En el ultimo tercio ofrece al toro su muleta roja, arrodillándose...

Leer más

Ivan Fandiño siempre en el recuerdo

Ivan Fandiño siempre en el recuerdo “Te he buscado en los carteles”, lloraba la pluma maestra de Victoria Marco Linares el aniversario de la muerte de Antonio Bienvenida, “sin creer aún que en cada Feria de San Isidro tu capote seguirá plegado tristemente y para siempre”. Esa incredulidad tan trágica y melancólica que atenaza y encoge el corazón del toreo cuando caen sus héroes. Ese oleaje de dolor agnóstico que sacude, cruel y fuerte, la piel de toro. Desde que la daga envenenada de Provechito segó la vida de Iván Fandiño en la plaza de francesa de Aire Sur L’Adour este domingo, 17 de junio, un año atrás. ¿Quién no busca todavía su nombre en los carteles? ¿Quién no busca su efigie de banzai vasco irreductible en el túnel de cuadrillas de Las Ventas? Aquella mirada perdida. Aquellos dientes apretados. Aquel gesto desafiador del miedo. El bamboleo ligero y nervioso que agitaba su planta de torero implacable antes de saltar a la arena romana del ruedo. Jesús Lizado esculpe en bronce esa liturgia añorada y mística en una escultura homenaje al guerrero caído -que será descubierta el próximo 18 de agosto, en el inicio de la Aste Nagusia bilbaína-. El artista vasco inmortaliza la figura de Fandiño en la explanada de la plaza de toros de Bilbao, que Iván tantas tardes conquistó. Con el compás arriñonado y abierto. Las manos cruzadas bajo el capote...

Leer más

Muere D.Ramón Vila, médico y cirujano de La Maestranza de Sevilla

Muere D. Ramón Vila, médico y cirujano de La Maestranza de Sevilla Ramón Vila Giménez, médico y cirujano, ha fallecido esta madrugada a los 80 años de edad. Nacido en Sevilla en 1938, Ramón Vila entró en el equipo médico de la plaza de toros de Sevilla en 1965, donde su padre Ramón Vila Arenas era el jefe. En 1978 ascendió a jefe del equipo médico y desde entonces ha permanecido en el mismo hasta su jubilación en 2011. La dilatada carrera profesional de Ramón Vila le llevó desde la jefatura del departamento de Cirugía del Hospital Virgen del Rocío a la presidencia de la Sociedad Española de Cirugía Taurina durante 6 años. El doctor Vila ha sido componente de la Junta consultiva Nacional del Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía y presidente de los Congresos Médicos Internacionales de los años 1982 y 1992. Como cirujano, ha salvado muchas vidas y la de numerosos toreros, entre ellos, se recuerdan los casos de Pepe Luis Vargas, Jesús Cardeño, Curro Sierra, Luis Mariscal y Jesús Márquez. Hasta 1500 toreros han pasado por sus manos. También se recuerdan tardes aciagas, como cuando no pudo impedir, en 1992, la muerte de Manolo Montoliú el 1 de mayo y la de Ramón Soto Vargas el 14 de septiembre. Mantuvo una gran amistad con Francisco Rivera “Paquirri”. Cuando fue cogido de muerte el 26 de septiembre de 1984, en Pozoblanco, herido mortalmente, la leyenda del toreo pronunció unas palabras que dieron la vuelta al mundo...

Leer más
  • 1
  • 2

AQUI SU PUBLICIDAD

RadioPlay Tendido 1

Plaza de Toros Valencia

Cartel La Magdalena de Castellon 2019

Feria de Albacete

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Imagen Protegida!!