PRIMERA CLASE PRÁCTICA EN ALBACETE

Este sábado, 4 de mayo a las 10:30 comenzó la primera clase práctica de las seis programadas este mes de mayo en Albacete.

Se lidiaron seis erales de la ganadería charra de Doña Montserrat Rodríguez de Iruelo, bien presentados y que han ofrecido buen juego, a destacar los corridos en cuarto, quinto y sexto lugar.

Abrió plaza el novillero local Jesús González, frente a un noble pero algo blando eral al que supo templar muy bien por la derecha. Lo intentó por la izquierda en un par de tandas, pero el animal se colaba y el novillero no se sintió cómodo. Alberto Garijo salió casi al final de la faena y lo intentó por ambos pitones. Tras un pinchazo en buen sitio, llegó la estocada de Jesús González y fue premiado con dos orejas.

Joaquín Caro, de la E. T. José Cubero “Yiyo” recibió a su eral con una larga cambiada de rodillas en el tercio, mostrando soltura en su manejo del capote. Tras lucirse en banderillas, el novillero inició la faena de muleta en los medios con un pase cambiado por la espalda. El eral, al igual que el primero era de noble condición, pero también blandeaba y se colaba por el pitón izquierdo, pero Joaquín Caro supo entender al novillo y aprovechó su nobleza sin bajar en exceso la mano. Remató su faena con una estocada casi entera, al primer intento, obteniendo dos orejas.

Alejandro Quesada, también de la E. T. de Albacete mostró su concepto de toreo clásico en una faena de mucho mérito ante un eral que salió con genio y de embestida violenta. Vio pronto que el pitón del novillo era el izquierdo y sobre esta mano fundamentó su faena, el eral seguía con celo la muleta y terminó entregándose, consiguiendo el novillero sentirse a gusto. Antonio Marcos dio un par de tandas en las que aguantó mucho. Metió Alejandro Quesada más de media espada, que fue entrando más al moverse el animal y no necesitó hacer uso del descabello, cortando dos orejas.

Actuó en cuarto lugar David López, representando a la E. T. de Colmenar Viejo. Sujetó bien con el capote a su eral, que salió con muchos pies. Con la muleta, mostró soltura y desparpajo, haciendo romper al novillo hacia delante. Fundamentó su faena en la mano izquierda, arrastrando la muleta despaciosamente. Remató con torería sus tandas, despertando los olés en el tendido. Pinchó varias veces antes de recetar una estocada hasta los gavilanes, quedándose su premio en una oreja. El eral fue aplaudido en el arrastre.

Francisco Mazo, de la E. T. de Albacete, lanceó con gusto al encastado quinto. Ante la exigente embestida del eral estuvo muy firme y, a base de temple, supo aprovechar la codicia y fijeza del animal. Tanto con la derecha como con la izquierda, Francisco Mazo dejó constancia de su concepto de toreo de mano baja y muleta planchada, acabando los pases detrás de la cadera. Su compañero de Escuela, Ubaldo Luis, pudo lucirse también, toreando con largura. Pese a la estocada entera, necesitó usar el descabello y, ante su desacierto, quedó el trofeo en una única oreja.

Cerró la mañana el representante de la E. T. de Valencia, Eloy Sánchez. Las buenas maneras que apuntó con el capote se confirmaron a lo largo de la faena de muleta. El eral era noble y repetidor y Eloy Sánchez, con los pies asentados sobre la arena, alcanzó altas cotas de calidad, destacando en especial en una tanda de naturales con mucha cadencia. Necesitó de varios intentos con la espada, en los que se tiró a matar con rectitud y la verdad por delante, saliendo trompicado. Cortó una oreja.     

Crónica  y Fotografias de Mercedes Rodriguez