Morenito de Aranda, Ruben Pinar y el novillero Diego Carretero a hombros en La Corrida Mixta de Hellin

Hellín, 8 de octubre de 2017. Única corrida de Feria. Un cuarto de plaza

Tres toros de Herederos de Garzón Valdenebro, tres toros y dos novillos de la Palmosilla; desiguales de presentación y juego.

Octavio Chacón (nazareno y oro con cabos negros), ovación y silencio

Morenito de Aranda (burdeos y oro), ovación y dos orejas

Rubén Pinar (azul y oro), oreja y oreja.

Diego Carretero (grana y oro), dos orejas y

Se guardó un minuto de silencio por Iván Fandiño, Dámaso González (torero que más veces ha hecho el paseíllo en Hellín) y Victorino Martín; al finalizar el mismo, sonó el himno nacional interpretado por la Unión Musical Santa Cecilia de la ciudad.

Se lidió un encierro formado por reses de herederos de Garzón Valdenebro y la Palmosilla, desiguales de presentación, algunos de ellos con hechuras de plaza de segunda; nobles pero muy flojos y de escaso juego.

Octavio Chacón estuvo voluntarioso con sus dos enemigos, pero nada pudo hacer con ninguno de ellos; el primero tuvo escasa fuerza y el quinto prácticamente se rajó antes de empezar la faena. Tuvo que andar en ambos con la muleta muy alta y cuidarlos para que no claudicaran, alargando las faenas sin necesidad. Mató de estocada trasera al primero y estocada casi entera, algo caída a su segundo. Ovación y silencio.

Morenito de Aranda brindó su primer toro a su mozo de espadas, el hellinero Raúl Felipe Sánchez; toro complicado que embestía a acelerones soltando un tornillazo muy brusco al final de cada muletazo y salía con la cara suelta; casi al final de la faena pudieron verse los mejores muletazos; tiempo excesivo delante del toro que le sirvió para que se pusiera muy complicado y no le dejara entrar a matar, lo que tuvo que hacer hasta en cinco ocasiones, logrando introducir la espada de forma desprendida, oyendo además dos avisos. El sexto fue devuelto a los corrales por su falta de fuerza; recibió al sobrero con verónicas de buen gusto; tuvo el toro algo más de fuerza que sus hermanos, pero una embestida complicada donde hubo que poderle en muchos momentos de la faena y bajarle la mano para conseguir templarlo. Su lote fue complicado, lo que no le permitió hacer y sentir el toreo que lleva dentro. Mató de una estocada bastante desprendida, siendo excesivo el premio. Ovación y dos orejas.

Rubén Pinar tuvo el mejor lote de la corrida, nobles pero faltos de fuerza; a su primero supo conducirlo a la altura correcta y aplicarle el temple que tanto falta en estos tiempos, lo que sirvió para construir una faena donde se pudieron ver muletazos desmayados y con el cuerpo abandonado, algunos de ellos de uno en uno, pero bien colocado y con despaciosidad, poniendo siempre lo que le faltó al toro; mató de una soberbia estocada; el séptimo lo brindó a su madre; toro de muy poca fuerza y con una embestida descompuesta donde no paraba de calamochear, corrigiendo ese defecto en muchos momentos gracias al buen oficio del toreo; mató de estocada delantera y dos descabellos. Oreja y oreja.

El novillero local Diego Carretero se enfrentó a dos buenos novillos con mucha movilidad; el miembro de su cuadrilla Juan Carlos Ruiz fue alcanzado por el primero estando dentro del burladero, causándole una contusión muy fuerte en la cara interna de la pierna derecha. Brindó su primero al empresario local Manuel Torrecillas y el último a su cuadrilla. El cuarto de la tarde embestía muy acelerado, lo que ocasionó que le tocara la muleta en numerosas ocasiones, acortó mucho las distancias haciendo que el toro se pusiera de esa forma muy incómodo. Tras un pinchazo, mató de una estocada trasera. El que cerraba el festejo también tuvo motor y pudieron verse derechazos muy buenos. Novillero con muchas ganas, lo que le hace ir atacado en muchas ocasiones, por lo que tiene que ir andando recorrido para depurarse. Mató de estocada caída. Dos orejas y dos orejas.

Cronica de . Carlos Valverde Diaz

Fotografias de. Mercedes Rodriguez