LOS ALUMNOS DE LA ESCUELA SE EXAMINAN EN UTIEL CON UNA NOTABLE NOVILLADA DE AIDA JOVANI 

Sábado, 23 de junio de 2018. Plaza de toros de Utiel. Aceptable entrada en tarde calurosa y de un aire que siempre molestó. Novillos de Aida Jovani, bien presentados y de buen juego. El tercero fue premiado con la vuelta al ruedo.Miguel Polope, oreja. Elena Serrano, tres avisos. Jordi Pérez, dos orejas. El Ceci, oreja. Ruiz de la Hermosa, dos orejas. Presidió, con acierto, Julia Mateos De Dios.

La plaza de toros de Utiel volvió abrir sus puertas en la temporada del 160 aniversario para ser escenario de una novillada con participación de los alumnos de las escuelas de tauromaquia.
Un festejo que resultó atractivo y permitió poder calibrar las posibilidades de los nuevas generaciones de toreros y ver si progresan adecuadamente.
La materia de este examen de junio fueron los astados de la ganadera castellonense Aida Jovani, que dieron buen juego. Bien presentados, con cuajo suficiente para este tipo festejo y variados en sus pelajes,  su comportamiento estuvo presidido por generosas dosis de nobleza y una movilidad no exenta de casta y cierta exigencia.
El burraco primero dio un gran juego. Fijo, obediente,  con clase y templanza, y metiendo  la cara de los engaños con son. Fue un excelente ejemplar. El segundo también repitió sus embestidas, aunque con el defecto de no acabar de humillar. El castaño tercero siempre quiso embestir. Pronto, fijo y viniéndose de largo con gran celo. Encastado y con movilidad, fue bravo hasta decir basta. El cuarto también dio juego y el quinto terminó resultando demasiado exigente para su matador.
Encabezaba el quinteto de actuantes el valenciano Miguel Polope, uno de los alumnos más aventajados de la escuela. El espigado espada lució una vez más su excelente corte de torero. Puso de manifiesto prestancia, impronta, sello y personalidad en su torear,  en un trabajo un punto desigual pero con el que causó una buena impresión.
Por su parte Elena Serrano, de la escuela taurina de Albacete, saludó a su oponente con una larga de rodillas en el tercio. Muleteó vistosa y con voluntad, sufriendo una fuerte voltereta que no hizo mella en su decisión. Con todo, su labor estuvo sobrada de enganchones y luego pasó un auténtico calvario a la hora de matar, sin poder terminar con el novillo. Fue atendida en la enfermería de una fuerte paliza.
Jordi Pérez, puso de manifiesto sus progresos. Es un espada que demostró que quiere ser torero. Enrazado y enfibrado en todo momento, saludó con vibración a su oponente con el capote, rematando con una larga de rodillas. Luego hizo una apertura genuflexa con la muleta, en un trasteo intenso y siempre dispuesto. Con todo, fruto de sus ganas, pecó de atosigar en exceso a su oponente.
El Ceci, de la escuela taurina de Castellón, a quien se vio algo más nuevo, firmó una faena afanosa y tesonera. Cumplió.
Y Ruiz de la Hermosa, quien el sábado pasado triunfó en la novillada celebrada en Talayuelas ante un novillo de Juan Vicente Mora, de enfrento un novillo exigente, que le revolcó varias veces. A pesar de ello, no dejó de plantarle cara, después de haberle saludado a porta gayola y banderilleado con exposición.
 Cronica de Enrique Amat
Fotografia de Mateo. Tauroimagenplus