¡Llega Algemesí!. Un artículo de Enrique Amat

Un año más, cuando las manecillas del reloj de la Basílica de San Jaime de Algemesí marquen, el próximo sábado 22 de septiembre, las cinco y media de la tarde, comenzará una nueva edición de la tradicional feria de novilladas de esta localidad ribereña. Un ciclo de gran tradición que resiste pujante y supone una bocanada de aire fresco en la promoción de la fiesta en estos tiempos de crisis y ridículo antitaurinismo animalista, henchido de ese tontucio buenismo que tanto agrada a algunos.

La conocida como setmana de bous se celebrará entre los días 22 al 30 de septiembre y constará de seis novilladas picadas, un festejo de rejones y dos festejos de promoción con participación de alumnos de las escuelas de tauromaquia.

La presencia de la ya legendaria ganadería de Victorino Martín es uno de los grandes alicientes de un ciclo que, en el plano ganadero, también cuenta con hierros de interés para el aficionado como los de Cebada Gago, Flor de Jara, Fernando Peña, Nazario Ibáñez y Daniel Ramos  El día de apertura  del serial debutarán con picadores dos alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Valencia, como Borja Collado y Miguel Senent Miguelito ante novillos del citado ganadero castellonense Daniel Ramos.

Del aspecto organizativo de la semana taurina se encarga una Comisión Taurina, que desde el año 1979 está formada por representantes elegidos entre las distintas peñas cadafaleras. El dinero para sufragar los gastos de organización se obtiene de la subasta de los diversos cadafales que componen la plaza. Se celebró en abril y en ella las peñas pujaron a la llana para obtener la adjudicación de un cadafal. Según su ubicación en la plaza, cada uno tiene un precio distinto. Este año se recaudaron 438.300 euros, lo que supuso un aumento de 27.400 euros con respecto a lo recaudado el pasado año. En este tradicional acto, celebrado en la Plaza Mayor de Algemesí, se adjudicaron 27 de los 29 cadafals, siendo uno de ellos para la Comisión Taurina. Las peñas con cadafal para este año son: La Xinxolà, Mesinfot, Vexes-lo, Va de Bous, Iee que vaig, Peta-lo, Vakes-tric-bous, Només tinc un, K’as liat, Anem a bacs, Askampa’l poll, Non tinc prou, Més que mai, Tinc son, Ja estem tots, Tot fet pols, Alí-galló, Sukala, Pataes-l’hem errat, Tot begut, Manamaná, Ves aspall, Xiflali-Caguerà de bou, Kasidebaes, Nia pa tots, Pa l’arrastre y Tot un xou.

No existe taquilla oficial, y cada una de las peñas se encarga de la venta de sus propias entradas, al precio que estiman conveniente. Por tanto, hay 29 taquillas, cada una con un precio distinto en sus localidades. Un peñista, apostado en la escalerilla que da acceso al cadafal, vende los boletos. En una mano, un puñado de localidades y en la otras un saco para guardar los dineros.

La comisión taurina de la ciudad, a cuyo frente está Alberto Fernández, sigue tirando para delante en un esfuerzo más que plausible, y ofrece una feria de elevado nivel, cuyo cartel anunciador está firmado por el artista Ximo Tomás.

Los festejos se desarrollan en el incomparable marco que, en la plaza mayor de la ciudad, conforma un palenque de madera compuesto por el montaje de las citadas peñas cadafaleras, que supone todo un cuasi inverosímil prodigio arquitectónico. Son los propios cadafaleros quienes se encargan de levantar su parte del coso, bajo la atenta mirada del técnico de plaza y bajo la supervisión del aparejador y del arquitecto municipal. El recinto se divide en 29 gradas dispuestas en cuatro secciones: de la 2 a la 4 forman el lado del Ayuntamiento, del 6 al 14 el de la Pastora, del 16 al 20 el de Xarpa, y del 22 al 29 el de la Iglesia. Quedan cuatro gradas que forman los cuatro esquinas del palenque, el 1, el 5, el 15 y el 21. Su perímetro total es de 105,60 metros. El peculiar patio de caballos se sitúa en la calle Valencia. La presidencia de los festejos se encuentra en el balcón de la casa consistorial y el reloj de la torre de la basílica señala la hora del comienzo de los festejos, cuyo claustro también se utiliza como capilla de la plaza. Un recinto que cuenta también con un amplio tendido de los sastres, conformado por los balcones de los edificios de viviendas que existen en la plaza mayor.

A las ocho de la mañana de cada día de festejo tiene lugar un encierro con los novillos de la tarde, que recorren 300 metros desde los Corrales Municipales hasta la plaza, como reminiscencia de lo que en su tiempo era la entrá. Y de la llamada “vaqueta de prova” quedó en su momento la suelta de la “vaqueta del migdia”..

Los antitaurinos, cómo no, volverán a hacer acto de presencia, para tratar de entorpecer la celebración de una fiesta en la que toma parte toda la población en pleno, de todas las edades y estratos sociales. Con todo, la plaza se llenará las nueve tardes de toros, algo que en los tiempos que corren supone todo un hito. Y con una notable presencia de gente joven. Todo un lujo. Y un regalo para el aficionado.

Los carteles son los siguientes:

Sábado, 22 de septiembre: Novillos de Daniel Ramos. Miguel Senent Miguelito y Borja Collado y uno de Cebada Gago para el rejoneador José Rocamora.

Domingo 23: Novillos de Cebada Gago. Juan Carlos Carballo y Adrien Salenc y la rejoneadora Ana Rita.

Lunes 24: Novillos de Guadaira. Daniel García Navarrete y Juan Pedro Llaguno.

Martes 25: Erales de Nazario Ibáñez. Carlos Domínguez, Jordi Pérez, Jorge Martínez, Fran de Vane y Julio Alguiar.

Miércoles 26: Erales de Los Chospes. Cristóbal Ramos Parrita, Miguel Polope, Juan José Villa Villita, Jorge Rivera e Isaac Fonseca.

Jueves 27: Novillos de Flor de Jara. Ángel Téllez y Francisco de Manuel.

Viernes 28: Novillos de Fernando Peña. Rafael González y Alejandro Adame.

Sábado 29: Novillos de Victorino Martín. Alejandro Fermín y El Rafi.

Domingo 30: Novillos de Luis Albarrán. Los rejoneadores Juan Manuel Munera y Mario Pérez Langa

 Articulo de Enrique Amat

 Fotografias de Mateo.Tauroimagenplus