La lluvia agua la fiesta

Plaza de toros de Albacete, 9 de septiembre de 2018, plaza casi llena en tarde nubosa y con previsión de lluvia.

Se anunciaban seis toros para toreo a caballo de la ganadería salmantina de D. Ángel Sánchez Sánchez, procedencia Murube – Urquijo, al igual que en la Feria 2017. Tras varios conatos de lluvia a lo largo del festejo, finalizando la lidia del cuarto, el cielo comenzó a descargar una lluvia torrencial que provocó la desbandada en el tendido y dejó el ruedo impracticable, por lo que tuvo que suspenderse el festejo. Los cuatro toros lidiados, reglamentariamente despuntados, tuvieron una correcta presentación. Dieron buen juego, embistiendo con el buen tranco propio de este encaste (el preferido entre los actuales toreros a caballo), destacando por bueno el primero (que no se cansó de embestir) y el cuarto por parado (quizás acusó los 595 kg que anunció la tablilla).

Se repetía el cartel de la Feria 2016, siendo los actuantes los veteranos Andy Cartagena y Diego Ventura (21 y 20 años de alternativa, respectivamente) y el joven Juan Manuel Munera (ausente en la Feria de 2017).

Andy Cartagena recibió a su primer toro con Cuco, que llevaba gamarra de cable desde la parte posterior de la muserola hasta la anilla del pechopetral. Paró al toro toréandolo en redondo y encelándolo con la grupa del caballo. Colocó un rejón de castigo en buen sitio. A continuación, puso dos banderillas con Picasso, dejando llegar en exceso al toro, saliendo el caballo trompicado en varias ocasiones y, pese a ello, clavando a toro pasado. Con Apolo puso otras dos banderillas, al quiebro, aunque, otra vez, clavando la segunda de ellas a la grupa. Con Brujita puso tres banderillas cortas, a la grupa también. Tras un rejonazo trasero y perpendicular, escuchó un aviso, echó pie a tierra, pinchando varias veces en el morro al toro antes de matarlo al primer descabello. El bravo Ranito fue aplaudido en el arrastre y el rejoneador fue silenciado, escuchándose algunos pitos.

El cuarto toro resultó bastante parado, pero Andy Cartagena, con el espectacular Mediterráneo consiguió provocarle la embestida. Clavó un único rejón de castigo, algo delantero y, una vez más, a la grupa. Tras poner dos banderillas con Morenito, comenzó el espectáculo con Bandera, llegando al toro a saltos apoyado sólo en tres de las patas. Después, terminó de calentar los tendidos, bajo una lluvia cada vez más intensa, con Luminoso y su recital de violines tras recorrer media plaza apoyado sobre los posteriores, andando casi en una perfecta vertical. Tras un pinchazo sin partir, mató de rejón entero y se le concedió una oreja.

Diego Ventura inició su faena tratando de fijar la embestida de Montañero que, aunque seguía con celo la grupa del caballo, tendía a salir suelto hacia tablas. Tras dos rejones de castigo algo traseros y, pese a algunas protestas del público, Diego Ventura clavó un tercer rejón, que quedó atravesado. Comenzó poniendo banderillas, con un bonito alazán careto de su propio hierro, ambas yendo de frente con torera actitud. Prosiguió con el bayo Bronce, toreando al toro con los pechos y mirándole cara a cara, con actitud desafiante, como si fuera a morderle, poniendo otras dos banderillas. Después, vinieron otras dos banderillas más con un caballo tordo y consiguiendo los aplausos de los tendidos con sus levadas. Finalizó su faena con tres banderillas cortas al violín montando a Remate. En su primer intento con el rejón de muerte, éste se metió no más de un tercio, quedando algo trasero, tras éste vino un pinchazo y un rejonazo definitivo en buen sitio, algo delantero. Tras tener que hacer uso del descabello, su faena fue silenciada.

Con la alternativa aún bastante fresca (Albacete, 13-09-2015) y menos bagaje que sus compañeros de cartel, Juan Manuel Munera hizo lo más torero de la tarde. Recibió a Africano a lomos de Misterio, clavando un único rejón de castigo en buen sitio, para intentar después probar la embestida del toro toreando con la bandera, aunque la perdió pronto. Comenzó su labor en banderillas con el bayo Dámaso, el cuál hizo honor al desaparecido Maestro, citando con la grupa y templando con gusto en el galope a dos pistas y dando los pechos a la hora de clav

ar. Con el balanceo de Arrebato para citar al toro, prosiguió su faena, terminando de llegar al público. Después vinieron las banderillas cortas con el joven Supremo, al cual se le nota la inexperiencia para llegar al toro con más cadencia y más cerca. Aún así, Munera consiguió matar al primer intento, de un rejonazo entero, ligeramente caído y atravesado, que no precisó de descabello. Su faena sobria y clásica, sin alardes ni efectismos, llegó al público, cortando una oreja tras petición mayoritaria.   

 

Cronica de Mercedes Rodriguez

 

Fotograqias de Mercedes Rodriguez