Fotografias. TauroimagenPlus

Gran triunfo en Requena, la terna a hombros

Tarde esperanzadora y soñadora la que vivió ayer a las seis y media de la tarde Requena. Con un cartel de ensueño y perfeccionado. No se podía pedir más. Un torero experimentado, el torero de la tierra y el diestro en pleno auge.

Saltaron al albero tras una fuerte ovación los tres diestros, Juan José Padilla lució un terno verde hoja y oro, Jesús Duque vistió de tabaco y oro, finalmente en el medio del paseíllo se situaba Varea que portaba un traje de luces rosa palo y oro. Tras finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del  maestro Dámaso González.

Se lidiaron reses de M. Sanz Morena (1º, 4º, 5º y 6º) y Los Eulogios (2º y 3º), quienes a falta de presencia y algo de fuerza dieron el juego suficiente para poner a la plaza de toros de Requena en pie y llegar a cortar la cifra de nueve orejas y un rabo, en general variados de pelaje y juego. Fueron ovacionados “Diablillo” nº5 lidiado en cuarto lugar y “Laborioso” nº3 toreado en quinta posición ambos por su humillación y buen juego, los dos ejemplares de la ganadería M. Sanz Morena. Presidió el festejo la concejala Ana Karina García.

Juan José Padilla inició el festejo con “Fugada” al que recibió con dos largas cambiadas siguiendo toreando con el capote del revés dando lances a la verónica, alternando con chicuelinas y finalizando con una revolera de gusto y temple. Como es costumbre en él nos deleitó con el tercio de banderillas pero algo complicado ya que el toro anduvo algo parado y con poca movilidad. Ya en la faena de muleta brindó el toro al público haciendo que este se metiera más de lleno en la faena del diestro. Dio comienzo en tablas de rodillas dando derechazos arriesgados. Supo entender al burel dándole el tiempo y espacio suficiente para poder prolongar unos pases más la faena. Destacaron los redondos que consiguió dar tanto de pie como de rodillas. Estuvo certero con los aceros y al caer rápidamente el toro el público reclamó las dos orejas como recompensa, fueron concedidas ambas orejas.

El cuarto y segundo del Ciclón de Jerez, “Diablillo” salió algo alborotado y descompuesto. Padilla demostró su profesionalidad y maestría cogiendo al astado por verónicas y más tarde realizando un quite de alta escuela. En banderillas volvió a sorprender a los espectadores del festejo haciendo ponerse en pie a los mismo. La faena de muleta se la brindó a sus compañeros de cartel, y a compás del pasodoble España Cañí comenzó la lidia de rodillas junto a tablas rematando con un pase de pecho demostrando su oficio. Formó una tanda por naturales en los medios con transmisión y sabiendo llegar al tendido. Dejo algunos detalles como molinetes y casi una tanda completa por manoletinas. Con la espada estuvo certero pero algo tendida lo que obligó al espada a coger el descabello. A pesar de eso consiguió cortarle las dos orejas y el rabo al toro. El burel fue ovacionado en el arrastre.

Jesús Duque, el torero de la misma localidad toreó el segundo toro “Facilón” de capa algo suelto y difícil de cogerse a los vuelos del capote del torero. El burel demostró un buen celo en el caballo. En la faena de muleta al son del pasodoble Churumbelerías, dio comienzo con unos doblones en tablas y por derechazos hasta llevárselos a los medios. En el centro del ruedo dio unas tandas con la mano derecha con temple y gusto. Fue una faena basada en la mano derecha. Finalmente consiguió dar algunos naturales sueltos con valentía. No estuvo certero a la primera con la espada pero si a la segunda, le sobró para cortarle una oreja al astado.

En el quito toro, “Laborioso” de pelaje jabonero es verdad el dicho de “no hay quinto malo”.  Fue un toro que desde el inicio con el capote se enceló en los lances por verónicas que le realizó Duque. Un toro más que da un buen juego en el tercio de varas y empuja con celo en el peto del picador. En la faena de muleta brindó la muerte del burel a sus fieles seguidores. Fue una faena basada en los medios y por ambos lados, a compas del pasodoble Nerva. Fue un animal manejable y humilló en todo momento. Con los aceros estuvo muy bien, buena colocación y con rápida muerte, lo que hizo que el público pidiera con clamor las dos orejas. La presidenta se las dio sin pensárselo dos veces. El toro en todo su merecimiento se le ovacionó en el arrastre.

Jonathan Varea, anunciado como Varea en los carteles lidió el tercero “Cunetero” al que con el capote demostró el buen oficio que está adquiriendo. Ejecutó un quite por verónicas seguidas de una media verónica y finalizando con una revolera de clase y temple. Banderillearon este burel Raúl Martí y Luís Blázquez con soltura y profesionalidad. Brindó  la muerte del toro al público, el burel andaba un poco parado y cediéndole pocas opciones al lidiador. Demostró a lo largo de toda la lidia su forma clásica de entender el toreo, realizó tandas con planta y firmeza por naturales a pesar que el astado se quedaba demasiado corto y no salía de la muleta del diestro. Fue una faena basada en los medios y por el lado izquierdo con alto grado de transmisión. Mató de suerte contraria propinándole una estocada entera lo que le justificó la oreja.

Para cerrar el festejo, salió en sexto lugar “Velador”. Formó un bonito saludo capotero por verónicas de lucimiento finalizando con una media verónica demostrando su entrega y disposición. Realizo una faena de muleta basada en naturales con transmisión, de buen son y revelando la calidad con la que toreó. El torero castellonense expuso ante el albero de Requena su forma clásica de torear y dónde quiere llegar con su aptitud y condiciones más que suficientes para llegar a ser figura del toreo. Mató de suerte contraria y le cortó una oreja al astado.

Resultado del festejo: Juan José Padilla (dos orejas, dos orejas y rabo), Jesús Duque (oreja, dos orejas), Varea (oreja, oreja).

Cronica de .Ines Latorre

Fotografias. TauroimagenPlus