EXITOSA CLASE PRÁCTICA DE LA ESCUELA DE TAUROMAQUIA EN BOCAIRENT

Domingo, 18 de agosto de 2019. Plaza de toros de Bocairent. Media entrada en tarde soleada. Reses de la ganadería de La Lucica, muy bien presentados y de buen juego. Al cuarto se le premió  con la vuelta al ruedo. Cristian Expósito, oreja. Eloy Sánchez, oreja. Marco Polope, oreja. Alberto Donaire, dos orejas.  Presidió José Vicente Sanz. Entre las cuadrillas destacaron Alvaro Coso por su manejo de la puntilla , Miguel Ángel García con los palos y las lidias del Niño de las Monjas y Javier Camps.
Enrique Amat, Bocairent
La plaza de toros de Bocairent abrió sus puertas para ser marco de una clase práctica con participación de alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Valencia. Un festejo que organizaba la Peña Taurina Esplá de Bocairent en colaboración con la Escuela de Tauromaquia de Valencia.
A este festejo acudió, para presenciar su primer espectáculo taurino,  Gabriel Schiavone de ciudadania italiana y Chartered Accountant en la City de Londres, quien tiene una propriedad en la calle Serra de Mariola de la localidad valenciana de  L’ Eliana, acompañado del empresario y aficionado José Luis Azcona. Gabriel vivió un día completo de toros. Primero, dio un paseo visitando los atractivos turísticos de la ciudad. Y luego a Casa Chimo, para disfrutar de la riqueza gastronómica de la ciudad. Batxoques farcides, gazpatxos de  la Serra de Mariola, herberet y otras variadas excelencias de la cocina local.
Se anunciaba de actuación de cuatro de los más jóvenes alumnos de la escuela. Todos ellos, seguro que con la ilusión de emular a uno de los alumnos más destacados que ha pasado por la escuela valenciana como es Enrique Ponce.
El coletudo de Chiva ha reaparecido hace unos días en los ruedos, tras la gravísima lesión que sufrió en una de sus rodillas  en la plaza de toros de Valencia el pasado 18 de marzo. Y ha vuelto por donde solía, firmando actuaciones importantes como la del día de su vuelta a los ruedos en la plaza de toros del Puerto de Santa María. Su tenacidad, su entrega, su desbordante afición y su espíritu de sacrificio durante la convalecencia son todo un ejemplo para estos jóvenes espadas que se inician en la profesión
En el ensolidado coso bocairentino se lidiaron reses de la ganadería de La Lucica, de la localidad turolense de Mora de Rubielos, que tiene procedencia Domecq vía Núñez del Cuvillo y Jandilla. El colorado primero dió un excelente juego. No paró de embestir  con fijeza y siguiendo siempre los engaños. El segundo, también sobrado de cuajo, tuvo asimismo las virtudes de la fijeza y la obediencia.  El tercero, con escasas fuerzas y una clara tendencia a los terrenos de los adentros, exigió pero colaboró a pesar de su mansedumbre.Y el castaño cuarto se movió incansable. Fue muy codicioso, y se desplazó con son por el pitón derecho, aunque tuvo mucho peligro por el izquierdo.
Cristian Expósito, alumno de la escuela taurina de Alicante, se mostró como un torero con conocimientos de la profesión. Lució  por su sentido de ligazón, en un trabajo de largometraje aunque, eso sí, de escaso mensaje. Mató de una media lagartijera que bastó.
Eloy Sánchez estoqueó su primer novillo en público el año pasado en esta misma plaza, causando  una gran impresión. En esta ocasión volvió a mostrarse como un torero enterado y con oficio. Tiene un gran sentido de la ligazón y el temple y no le falta frescura en la cara del toro.
Marco Polope es hermano del también novillero Miguel Polope, antiguo y destacado alumno de la escuela y quien ya ha debutado este año con picadores. A pesar de su lógica bisoñez, porque era el primer novillo que mataba, dejó pinceladas de su buen concepto de torero, expresivo y siempre vertical, en un trabajo dispuesto y entregado y siempre con el argumento de la personalidad.
Y cerraba el cuarteto Alberto Donaire, quien también mataba a su primer novillo en público. Se trata de un torero de pequeñas hechuras, pero que tiene un gran desparpajo en su desempeño en la arena. Brindó la muerte de su astado a Luis Francisco Esplá, quien presenció el festejo desde el tendido. En su labor mostró recursos, soltura y buen son. A  pesar de que fue repetidamente volteado, no dejó de plantar cara a su antagonista. Se abrió un crédito.
Crónica de Enrique Amat
Fotografias de Mateo . Tauroimagenplus