Entrevista a Luis Maria Garrido

El futuro de la fiesta en Valencia se manifiesta en positivo en todas sus vertientes. No solo estamos de enhorabuena con el remanso de calidad y torería de la Escuela. Sino que en el gremio empresarial, también hay un valenciano que ha dado un paso al frente para prometer una vida positiva a la fiesta nacional con Valencia como insignia.

A escasos días de presentarse oficialmente como empresario taurino, Luis Maria Garrido nos ofrece a Tauroimagenplus un renglón en su agenda para apaciguar las dudas que tenemos acerca de él, tras el nacimiento de Tauromanagmenent en redes sociales a primeros del pasado junio.

Es de dominio público que es un joven (cuarto de siglo) aficionado a los toros, vecino de Xirivella con raíces conquenses, con un buen currículum académico: graduado en International Business por la Universidad de Valencia; KEDGE Business School de Marsella (Francia), y especializado en el master de MBA en Gestion y Administración de Empresas por la Cámara de Comercio de Valencia.

Como buen valenciano, es músico (Grado Profesional de Música), en particular pianista.  Y ahora también empresario taurino.

Su carta de presentación no deja impasible a nadie, pero nosotros queremos saber más sobre este joven que en su primera andadura en el mundo empresarial taurino se ha hecho responsable de la plaza de Velilla de San Antonio, que da su Feria el próximo 22, 24 y 25 de septiembre. Para la cual Tauromanagmenent ha apostado un rematado cartel: encierros, suelta de vaquillas nocturnas, una novillada sin picadores, un concurso de recortes y una tarde de vacas.

Mientras tomamos el café de media tarde, y entre aficionados viendo la última de Albacete, consideramos hacerle las siguientes preguntas:

¿Por qué empresario taurino?

“De pequeño no tenía la suerte de ir mucho a la plaza. Es más, fui bien poco. Pero cuando acudía, me despertada mucha curiosidad saber cómo se organizaba todo aquello que veía ante mis ojos y me fascinaba. Por que ese torero con estos toros, por que este día, esta gente que función tiene o esta otra, era el tipo de preguntas que me hacía. Cuando ya de adolescente comprendí que había una figura conocida como “empresario taurino” que era la que se encargaba de eso, supe que ese era mi lugar en la tauromaquia, si es que algún día tenía alguno. Jamás quise ser torero, que es lo que suelen decir los niños pequeños cuando van a los toros y disfrutan de ello. 

Cuando comencé mis estudios universitarios y de posgrado en International Business y Master in Business Administration (MBA) y conocí en profundidad el mundo de la empresa y la gestión, me ratifiqué en mis ideas de juntar mi profesión y mi pasión en la figura de mi propia empresa taurina.

La decisión final, el momento en el que digo “sí, lo voy a hacer” es una pequeña historia aparte que contaré algún día y que entronca con uno de los capítulos más brillantes del toreo valenciano en los últimos años. Esto para otra entrevista.

Volviendo a la pregunta, se trata de una figura, la del empresario, que cuanto más conozco, y vivo, más admiro. Es en mi opinión la piedra angular, el nexo de unión que genera el espectáculo taurino reglado tal y como lo conocemos en la actualidad, aquello que une a las dos fuerzas protagonistas de la tauromaquia: el toro y el torero. Y además, aunque no se diga mucho, es el centro de todas las dianas cuando las cosas no salen correctamente.

Al hilo de la pregunta que tanto me han hecho, yo haría la contra pregunta de “¿y por qué no empresario taurino?”. Es más, cuanto más me lo preguntan más me ratifico en mi decisión, porque si tanta curiosidad levanta, será porque verdaderamente es extraño e inesperado, razón por la cual creo que merece aún más luchar por este sueño.”

¿ Luis, cuáles son tus vínculos con el mundo del toro?

“Se podría decir que casi que ninguno. Así de simple. Solo podría nombrar a mi abuelo paterno, Luis, que sí era aficionado, pero sin mucho conocimiento ni especial seguimiento de la temporada, y que aún así puso la pequeña semilla de la que nace todo esto. En verdad creo que era más aficionado a Enrique Ponce en particular, que a los toros en general. No tenía mal ojo el hombre eh (jejejeje). El caso es que solía ponerlos en su bar en Xirivella, donde empecé a verlos, y él acudía a una o dos corridas al año, y no todos. Con él fui por primera vez a un festejo en la Plaza de Toros de Valencia. Debía ser el año 1999 porque tengo el dato de que yo tenía 6 años. No recuerdo ni los actuantes ni la ganaderia, pero sí que hacía mucho calor, estábamos al sol en lo que debería ser una fila baja de tendido y que mi abuelo me llevó a la puerta de servicio “a que le des la mano a un torero”, y aquello me impactó. Le di la mano a un ser humano de carne y hueso que minutos después hizo cosas que me parecieron aún más increíbles vistas en directo. Desde aquel día el veneno del toreo lo tuve dentro. Como he dicho, nadie más en mi familia era o es aficionado (pero ninguno antitaurino, obvio), me costaba que algún familiar quisiera llevarme a los toros, por falta tanto de afición como de tiempo, especialmente de mis padres debido a sus trabajos, así que pedía libros, revistas, buscaba en internet, veía documentales, etc. Esos fueron mis recursos de información y conocimiento taurino hasta que con 18 años y la libertad que da la universidad empecé a acudir a la mayoría de festejos que programaban en la plaza de toros de valencia, solo y sin conocer a nadie, y enseguida me aboné, hasta el día de hoy. En definitiva, el pequeño germen lo puso mi abuelo Luis, que en gloria esté, porque nos dejó hace 3 años, y será la gran ausencia en este debut y este camino. El nombre de la SL, es un homenaje póstumo a su figura: Taurina de Garrido SL.”

¿Por qué Tauromanagement?

“La idea era que el nombre fuera una declaración de intenciones sobre cómo quiero desarrollar mi camino en este mundo, y lo tuve claro: Tauromanagement. Creo que es tan antiguo como la idea de querer ser algún día empresario taurino. Hay que desglosarlo en dos partes: Tauro y Management. 

Tauro representa al toro, el protagonista, el dios, el animal totémico para tantas civilizaciones, que tanto nos puede dar y tanto puede quitar, hasta la vida. Tauro es la parte de la tradición, el rito, aquello imperturbable, lo que no se puede tocar ni alterar, la liturgia del toro bravo, innegociable por mucha modernidad o cambio que necesite la tauromaquia.

Management es una palabra inglesa que viene a ser la técnica de gestionar, administrar y dirigir empresas. Representa la forma moderna con la cual queremos ser empresa taurina y comandar su camino, aplicar las últimas técnicas, enfocarnos a la gestión según casos y modelos de éxito de empresas competitivas de cualquier sector, con estrategias que podamos extrapolar al toro y todo ello con la promoción que se merece algo tan especial y tan poco valorado en nuestra sociedad, como es la tauromaquia.

Así pues, Tauromanagement es nuestro nombre y nuestra declaración de intenciones: gestión moderna sin perder la esencia.”

¿Un pronóstico para la Feria?

“Confío en el trabajo que hemos realizado junto con el Ayuntamiento y la Comisión Taurina, así que espero un resultado positivo. Podría decir lo típico: que embista la novillada y los novilleros triunfen, que los toros de los encierros derrochen trapío y transmisión, que el concurso de recortadores sea un espectáculo emocionante y el público acuda a la plaza. Pero si te soy sincero, no me quedaría satisfecho si no se cumpliera otra cosa que para mi es casi tan importante: que sea el primer paso para identificar una forma distinta de hacer las cosas, de lo que podríamos acuñar como #ElEfectoTauromanagement, y que sirviera para que finalmente solo con ver la forma de proceder con una feria, se supiera que es una feria de Tauromanagement, sin ver el logo en el cartel. En definitiva, comenzar a definir una marca y ver la respuesta positiva de la afición, sería lo mejor que nos llevaríamos.”

Entrevista  de Bea Hiraldo Martinez

 

Fotograias de Tauromanagement