Con una multitudinaria comida celebrada en el Círculo Industrial de Alcoy, el Club Taurino de Alcoy celebró su centenario, ya que fue fundado el 29 de abril de 1923. Un siglo después, el Club Taurino de Alcoy sigue más vivo que nunca.

Es la segunda entidad más antigua de España, tras el de Bilbao. Alfonso Vicens ostenta la presidencia de la misma, por la que han pasado relevantes aficionados de la ciudad.

Durante los últimos años, se han dado de alta más de una treintena de nuevos socios, todos ellos jóvenes aficionados, que han contribuido a refrescar la composición de este Club en el que se fomentan actividades de promoción de la fiesta. Conferencias con toreros, ganaderos y apoderados, exposiciones de temática taurina, asistencia a ferias y a ganaderías, así como la posibilidad de seguir en televisión las principales ferias taurinas de España, sin olvidar la edición propia de la revista taurina “Las Arenas del Serpis”. Su próximo desplazamiento será el domingo a la corrida de toros de Bocairent.

El 29 de abril de 1923, un grupo de aficionados de Alcoy fundó el Club Taurino. Aún no había comenzado la época dorada del gran torero alcoyano Andrés Coloma “Clásico”. Y tres años después se inauguró la nueva plaza de toros de la ciudad.

El Club Taurino ha sido reconocido por todos los rincones lo que le ha hecho merecedor de muchas distinciones.

Su sede estaba en la antigua casa de la calle Sant Miquel, 47, cerca del Casal de Sant Jordi.  En diciembre de 1991, cerró su local social de la calle Sant Miquel debido a los problemas de despoblación del barrio.

Hasta 1926, Alcoy sólo había contado con plazas de toros portátiles, hasta que en 1863 se construyó la primera plaza estable entre las calles Alçamora y Onofre Jordà.

La afición a los toros se vió recompensada con los éxitos de “Clásico” tanto en España como en América. A su estela surgieron toreros como Jaime Rico “España”, Francisco Ponsoda “Conejito”, Vicente Romeu Jordá, Miguel Martí “La Toja”, José Silvestre “Avenida”, Miguel Martí “La Toja”, José Silvestre “Avenida”, Salvador Climent “Pastoret”, Antonio Sala “Risueño”, Ramón Coloma “Clásico II”, hermano de “Clásico”, Antonio Abad “Abaíto”, Martín del Burgo o Manolo Bueno, el último romántico de los toreros alcoyanos.

El hijo de “Clásico”, Andrés Coloma Mira, aunque nacido en Valencia, era natural de Alcoy. Debutó como matador en 1956 en la plaza de toros de Bocairent. Una plaza a la que acudía un gran número de aficionados taurinos ya que la plaza de toros de Alcoy estaba cerrada. Años más tarde, fue uno de los toreros que actuó en la plaza portátil que se instaló en la plaza de toros Gonzalo Cantó.

Cronica E. Amat

Fotografia Agencias