El doctor Cristóbal Zaragoza aconseja y previene sobre el coronavirus

Afectado él mismo por el virus, advierte que lo importante ahora es no salir de casa para evitar contagios.

El doctor Cristóbal Zaragoza, cirujano jefe de la enfermería de la plaza de toros de Valencia y contagiado por el coronavirus, desde su aislamiento domiciliario, explica a los lectores de avancetaurino.es y a todos los aficionados, qué medidas deben adoptar para prevenir el contagio y anima a todos a luchar y resistir contra esta epidemia:

 

Una bala perdida en la actual batalla del coronavirus me ha alcanzado y como consecuencia del contagio estoy en barbecho personal, familiar y profesional. Confinado y aislado. En cuarentena.

Si triste y doloroso es estar afectado por el bichito de las narices, -por no decir de otro sitio-, tanto o más lo es dejar a tus colegas sanitarios continuar la lucha en solitario contra un enemigo peligrosamente contagioso, y ocasionalmente mortífero, que ha condicionado que un porcentaje elevado de profesionales sanitarios nos veamos, por desgracia, obligatoriamente eximidos de estar en la primera línea de fuego ,-por estar enfermos- y para evitar que como vectores transmitamos la enfermedad a nuestros colegas y a los ciudadanos que acceden a nuestras instalaciones sanitarias, no solo por razones de la pandemia que nos asola sino para ser asistidos de cualquier otro problema de la salud.

Este no es nuestro primer contacto con un coronavirus, pues estos microorganismos son miembros de una familia de virus causantes de enfermedades ya conocidas como el resfriado común, el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS). El virus que nos afecta en la actualidad es un miembro nuevo y recién llegado de esa familia originado en China y causante del que ya conocemos como Síndrome Respiratorio Agudo Grave Coronavirus 2 (SARS-CoV-2) o enfermedad COVID-19, del que mi cuerpo está invadido en este momento.

La clínica que conlleva, -muy variable en cuanto a su intensidad y tipo de signos y síntomas-, suele aparecer entre las primeras 24-48 horas y los 14 días del contagio y consiste fundamentalmente en tos seca, dolor de garganta, fiebre y diversos niveles de dificultad para respirar a los que pueden añadirse otros como el moqueo nasal, el cansancio, la pérdida del apetito y el dolorimiento muscular y articular. Algunos pacientes presentan diarrea y/o nauseas antes de aparecer el resto de la clínica citada.

La sintomatología oscila de leve, e incluso sin síntomas, a extremadamente grave sobre todo cuando afecta a personas mayores y ancianos diabéticos o con afecciones crónicas cardíacas y/o pulmonares y pacientes inmunodeprimidos o afectos de un cáncer. No hay que asustarse pues la mayoría de casos tienen una buena evolución. Se deberá solicitar atención médica si aparece una coloración azulada de los labios, dolor o presión en el pecho que no cede, confusión mental o dificultad para despertar, dificultad para respirar o falta de aliento y fiebre alta mantenida.

No existe la seguridad de un tratamiento efectivo ni una vacuna que nos proteja en estos momentos, pero en muchos países, -entre ellos el nuestro-, se están desarrollando estudios, ensayos clínicos e investigación sobre el particular con expectativas muy positivas e interesantes.

Lo importante ahora es no salir de casa para evitar contagios, evitar el contacto de proximidad a menos de 2 metros de personas enfermas sobre todo si tosen o estornudan, no dar abrazos, ni la mano, ni besos, lavarse las manos al menos durante 20 segundos con jabón frecuentemente sobre todo antes de comer, antes y después de ir al wáter y después de sonarse la nariz, toser sobre la cara interna de los codos, evitar tocarse la nariz, la boca y los ojos, utilizar para sonarse pañuelos de papel desechable que se ha de tirar al recipiente de la basura inmediatamente después, limpiar con un paño empapado en agua y unas gotas de lejía y posteriormente escurrido las superficies como mesas, manivelas de puertas, grifos, mandos a distancia, teléfonos, etc y si aparece la sintomatología descrita ponerse mascarilla y consultar con el médico, a fin de poder así reducir el pico epidemiológico que conlleva una saturación del sistema sanitario, fundamentalmente en lo que se refiere a los puestos asistenciales de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI´s).

No me gustaría finalizar estas líneas sin trasladaros un emotivo y apasionado sentimiento de fraternidad y de reconocimiento a vuestra conducta educada y solidaria durante este obligado confinamiento.

Ese bichito no sabe dónde se ha metido !!!!

Nos vemos pronto !!!

 

Cristóbal Zaragoza

Cirujano-Jefe de la Plaza de Toros de Valencia

Foto: Mateo