Volvió a abrir sus puertas la asociación gastronómico cultural taurina “De Tinto y Oro” para albergar su tercera comida de la feria. Con un lleno de no hay billetes en su ensolerada sede, ayer Vicente Rubio, el cocinero, volvió a cortar las orejas ofreciendo un cocido madrileño de excepción.

Antes, durante y después del almuerzo se analizó la corrida del día anterior con la actuación de Roca Rey. Y para que la fiesta fuera completa, no faltó el cante grande de Miguel Suárez, excelso tamboril y de Julio Cabezuelo, todo un cocinero flamencologo, y el excelente sentido de la interpretación de la copla de Andrés González.

Bravo por todos ellos.

Cronica Enrique Amat

Fotografias de Mateo . Tauroimagenplus