nnn

Durante los días 9, 10 y 11 de noviembre se ha celebrado en las instalaciones de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia el Curso de Especialización “Producción, Sanidad y Clínica del Ganado Bovino de Lidia”, coordinado por el Profesor Juan Manuel Lomillos.

El curso ha constado de varias ponencias, impartidas tanto por profesores de la propia Universidad como por diversos profesionales (veterinarios y ganaderos). TauroimagenPlus asistió a la ponencia “El caballo derejoneo. Selección, entrenamiento y cuidados” a cargo de la Dra. Rosana Galán. Rosana Galán, Licenciada y Doctora en Veterinaria, es la responsable del cuidado de los caballos del torero a caballo Sergio Galán, por lo que, suma a sus conocimientos científicos una dilatada experiencia profesional al lado de los caballos.

Ante un aula llena de estudiantes, Rosana Galán realizó una brillante exposición acompañada de imágenes y vídeos que ilustraban sus palabras. Su ponencia se estructuró en los siguientes temas:

La selección del caballo para toreo.

Origen del toreo a caballo.

Características del espectáculo del toreo a caballo.

Cría y manejo del caballo para rejoneo.

Inició la Dra. Galán su intervención hablando de que fue en Portugal donde comenzó la selección del caballo para torear y que, actualmente, en España, ya hay varios rejoneadores que cuentan con ganadería propia.

A continuación, realizó una breve reseña histórica desde el origen del toreo a caballo, en la Edad Media, cuando los militares alanceaban toros a caballo como “entrenamiento” para la guerra, pasando posteriormente a ser una actividad recreativa de la nobleza, hasta que cayó en detrimento del toreo a pie. Destacó como precursor del toreo a caballo, tal y como lo conocemos ahora, en España a D. Antonio Cañero, que comenzó a actuar en público en 1921.

En el apartado dedicado a las características del espectáculo del toreo a caballo, la Dra. Galán definió los tres tercios de los que consta la faena de un rejoneador:

Primer tercio: De salida. En el cual se recibe al toro y se le ponen los rejones de castigo.

Segundo tercio: De banderillas.

Tercer tercio: De muerte.

Una vez establecida la estructura de la faena, prosiguió explicando las características necesarias en los caballos toreros, en función del tercio en el que participan. Así dijo que para salida se precisan caballos rápidos, flexibles y físicamente poderosos, para el tercio de banderillas se buscan caballos con fuerza en los posteriores, capaces de realizar los movimientos que el jinete les va a pedir y, a la hora de matar, se necesitan caballos que dejen llegar mucho a los toros, que incluso proporcionen un momento de “pausa” para que el rejoneador pueda “meter el brazo” y matar al toro.

Centrándose ya en la selección, la Dra. Galán mencionó que de las 207 razas de caballos que hay consideradas actualmente, prácticamente sólo se emplean cuatro en el toreo a caballo, que son: la árabe, la lusitana, la española y la inglesa, además de los cruces entre estas razas.

Del caballo árabe destacó la velocidad, carácter y resistencia. Del lusitano, la intuición, coraje y valor, además de su agilidad y temperamento, que les hace ser complicados en el manejo pie a tierra, pero que, delante del toro, muestran su nobleza obedeciendo al jinete. Sobre el caballo español, habló de que apenas se usa hoy en día en el rejoneo, porque pese a su belleza, armonía y facilidad para la doma, es demasiado tranquilo para torear y le falta “corazón”. Al caballo hispano-árabe lo definió como muy proporcionado y armónico, con mucho carácter, ágil y rápido. Y del anglo-árabe destacó su capacidad para reunirse, de aceleración y reacción, además de su poder físico y velocidad.

En su opinión, la selección genética del caballo torero es muy importante, ya que debe poseer unas cualidades innatas que se van desarrollando con la doma. Considera que la doma clásica ha de ser la base de la doma de estos caballos, para continuarla con ejercicios tanto de vaquera (ej. piruetas) como de clásica (passage, piaffe), buscando la compenetración caballo-jinete y el poder mandarlo desde las piernas. Cuenta que es habitual, entre los toreros a caballo, que tengan un toro amansado, el cual van mostrando a los potros, para observar sus reacciones y hacer ya una primera selección en función de las reacciones que muestran. Una vez domado el caballo y tomando el tiempo necesario, ella está en desacuerdo con que los caballos ya estén toreando con tres años de edad, comienza el entrenamiento con carretón, el cual ya varía en función del tercio de la lidia que se le haya asignado al caballo. Con el carretón se busca reproducir los movimientos del toro y que el caballo se vaya acostumbrando a ellos, complementándose estos entrenamientos con “torear” vacas o ese toro amansado, para que los caballos huelan toro, vean pitones y tengan la referencia del volumen de un toro.

Finaliza la ponencia hablando de otros aspectos muy importantes como el transporte, la alimentación de los caballos y su sanidad. Sobre los camiones, destaca lo bien equipados que van hoy en día, con sistemas de ventilación y extraccción de calor. Incide en la importancia de la buena hidratación de los caballos los días de festejo, considerando imprescindible que tengan agua siempre disponible; ella recurre a la administración de electrolitos en tardes de mucho calor y el control de la temperatura, para conocer si el caballo tiene fiebre o no. Y, sobre la sanidad, nos menciona las vacunas que considera necesarias para los caballos y la desparasitación.

La hora asignada a la ponencia se queda corta, pese a lo cual, aún da tiempo a responder brevemente a alguna cuestión planteada por los alumnos.

cronica de Mercedes Rodriguez

Fotografias de Mercedes Rodriguez