Clase Practica de La Esuela de Tauromaquia en Bocairent

Sábado, 26 de agosto de 2017. Plaza de toros de Bocairent. Muy buena entrada en tarde agradable. Erales de Aida Jovani, bien presentados y de buen juego en general. Álvaro Coso, saludos. Alba Navarro, oreja. Jorge Pérez Presencia, palmas tras dos avisos. Javi Camps, oreja tras aviso. Joan Mari, oreja. Presidió la con acertada dirección de lidia y manejo magistral de los tiempos, la concejala Mariluz Pascual. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Dámaso González.

El ensolerado coso de La Serrata de la localidad valenciana de Bocairent, el próximo 2019 cumplirá sus primeros 175 años de existencia. Para ello, una comisión formada por aficionados de la localidad a cuyo frente se encuentra Juan Molina, están preparando una serie de actos para conmemorar tan importante efemérides. Pocas plazas de toros españolas pueden hacer gala de una existencia tan longeva.
Y el marco de esta plaza, totalmente excavada en la roca de una montaña, y que es una auténtica joya arquitectónica fue el escenario de una clase práctica de la escuela de tauromaquia de Valencia con motivo de las ferias y fiestas de San Agustín de esta ciudad. Gracias a este tipo de festejos, un buen número de localidades valencianas pueden celebrar sus fiestas patronales con espectáculos taurinos.
Ayer le tocó el turno a un quinteto, del que formaban parte algunos de los alumnos más jóvenes de las nuevas promociones de la escuela. Para medir sus posibilidades se eligió un encierro de la ganadería castellonense de Aida Jovani. Compusieron un lote de astados con presentación más que suficiente para este tipo de festejos, cuyo juego estuvo presidido por generosas dosis de casta y raza.
Encastado e incansable resultó por su movilidad el burraco primero. Más cuajo tuvo el también burraco segundo, que exhibió por virtudes la fijeza y un embestir siempre con derechura y humillando. Punteó los engaños y tendió a quedarse más corto el cuajado tercero, que soltó la cara en demasía. El asimismo burraco cuarto tuvo el defecto de escarbar, embestir algo rebrincado. Remiso y echando siempre la cara arriba, aunque sin dejar de embestir.. Y el quinto resultó exigente y tuvo mucho que torear.
Álvaro Coso banderilleó con espectacularidad, y plantó cara con decisión a su oponente, en un trasteo que fue de menos a más,  bien construido.
Alba Navarro volvió a exhibir que está sobrada de oficio, recursos, desparpajo y conocimiento de la profesión. La torera firmó una labor presidida por el aplomo, la solvencia, la seguridad y la ligazón.
Jorge Pérez Presencia, quien triunfó en sus pasadas actuaciones en Requena y Valencia, hizo gala de firmeza y aplomo, en un trabajo en el que brilló por intentar en todo momento el sometimiento y torear con la mano baja. Eso sí, mató a la última.
Javi Camps, manejó con excelente son el capote, que llevó muy recogido. Luego se le vio andar por la plaza con firmeza, frescura, apostura, paciente. Centrado y muy asentado, firmó una excelente carta de presentación.
Y cerró quinteto y festejo Joan Mari, quien protagonizó una enraizada  y genuflexa apertura de faena. Sufrió una fuerte voltereta que no hizo mella en su decisión. Su labor tuvo continuos desarmes, aunque no estuvo exenta de buenos momentos.
Cronica de. Enrique Amat
Fotografia de. Mateo. Tauroimagenplus