El alumno de la Escuela de Tauromaquia de Valencia Miguel Polope ha cortado una oreja en Albacete

Plaza de toros de Albacete, un cuarto de plaza. Novillada sin picadores con motivo de la Festividad de San Juan Bautista. Erales de las ganaderías de Hermanos Torres Gallego (Medina Sidonia, Cádiz) y San Miguel (Jimena de la Frontera, Cádiz), en líneas generales, justos de presentación, blandeando algunos, pero con la nobleza como denominador común.

Jesús Moreno, de la E.T. de Albacete, lidió al primer eral, de Torres Gallego. Asentado y firme desde que se abrió de capote, basó su faena de muleta en la mano derecha, con muletazos largos y de mano baja, sintiéndose también en una tanda con la izquierda. Finalizó con manoletinas y el fallo a espadas hizo que su actuación quedara en una ovación.

A Miguel Polope, de la E. T. de Valencia, le correspondió un bonito sardo que salió distraído y al que le costó fijarlo en el capote. Pero el oficio de este novillero, próximo a su debut con caballos, le permitió lucirse en un par de verónicas, en especial en una rodilla en tierra. En su muleteo, mostró su concepto de toreo vertical y pies juntos, gustándose por ambos pitones. Puso fin a su faena por bernadinas y, tras matar al primer intento, paseó una oreja.

Juan José Villa “Villita”, de la E. T. José Cubero “Yiyo” de Madrid, lanceó con gusto al castaño de la ganadería de San Miguel que hacía tercero. Sin forzar mucho al blando eral, consiguió sacarle, con mucho temple, lo que tenía. Remató su faena con ayudados por alto y cobró una estocada casi entera en buen sitio, siendo premiado con una oreja.

Rafael León, de la E.T. de Málaga, no pudo estirarse a la verónica con el eral de Torres Gallego. Aunque no se le vió a gusto con el novillo, dejó detalles de buen toreo. Fue ovacionado.

Jesús González, de la E.T. de Albacete, recibió al de Torres Gallego con una larga cambiada de rodillas a portagayola, repitiéndola a continuación en el tercio. Se mostró muy animoso durante toda la lidia, tratando de hacerle faena al escurrido y blando eral, teniéndolo que torear a media altura. Aún así, al final, consiguió darle algún pase de rodillas. Finalizó por manoletinas y fue certero con la espada al primer intento, consiguiendo cortar una oreja.

En último lugar, Alejandro Peñaranda, de la E. T. de Albacete lidió un colorao de escasa presentación y justo de fuerzas. Lo recibió de rodillas en el tercio, con una larga cambiada, pero la condición del eral no le permitió lucirse a la verónica. En la faena de muleta, quedó patente el buen momento que atraviesa este novillero, manteniendo en pie al novillo a base de suavidad y sin someterlo. No estuvo acertado con los aceros, recibiendo un aviso, por lo que su faena quedó en petición de oreja y ovación.

 Crónica de Mercedes Rodriguez

Fotografía de Mercedes Rodriguez