Albacete ,Cayetano y Lopez Simon pasean un trofeo cada uno en la corrida de Aspron

Plaza de toros de Albacete. Tradicional Corrida de Asprona. Media entrada. Toros de Fermín Bohórquez, para rejones, y Las Ramblas, desiguales, aunque de correcta, de presentación. Les faltó raza y empuje. El 1º y el 3º, aunque mansearon, desarrollaron luego nobleza en la muleta.

La primera oreja de la tarde fue para Cayetano Rivera. El diestro dinástico sorteó un toro frío de salida y que manseó lo suyo, muy suelto, pero que luego dejó estar en el último tercio. Cayetano no volvió la pelea y supo arrancar tandas estimables por ambos pitones del ejemplar de Las Ramblas, algo tardo en ocasiones y que embistió de manera irregular. Estocada entera y oreja.

Se emplazó en los medios el quinto nada más salir de chiqueros. No mejoró después, pese a los esfuerzos de Iván García, impecable en su lidia. Brindó a los niños de Asprona Cayetano, pero no pudo después corresponder con una faena de triunfo, puesto que el de Las Ramblas no tuvo recorrido. Ni un pase. Lo probó con ambas manos el dinástico y abrevió con buen criterio. Saludó una cariñosa ovación de despedida.

El tercero, de Las Ramblas, salió olisqueando y enterándose, haciendo cosas de corraleado. Lo paró Yelco Álvarez, en cuyo capote se frenó mucho en los primeros lances. Muy suelto y a su aire, el mansurrón tuvo luego ese buen fondo, de nobleza, que desarrollan algunos astados de esta condición y López Simón pudo correr la mano con ambas manos, sin apenas perder pasos, girando sobre los talones. Tras estocada y descabello, paseó un trofeo.

Basto de hechuras, el que cerró plaza tampoco posibilitó a López Simónredondear su tarde. Salió frenado en los capotes y sin humillar nunca en las telas. El torero de Barajas trató de llegar al tendido, pero la condición del toro, agarrado al piso y sin entrega, venciéndose siempre en el viaje por dentro no le ofreció posibilidades. Certero con la espada, fue silenciado.

Pablo Hermoso de Mendoza saludó una ovación con el que rompió plaza. Fue un toro de Bohórquez que manseó lo suyo y no tuvo excesivas fuerzas. Pese a ello, el navarro le buscó las vueltas y dejó buenas farpas en una labor templada, que mostró el fondo de nobleza del toro, en la que estuvo por encima de las condiciones del toro.

Buscó sumar también sus trofeos Pablo Hermoso de Mendoza en el cuarto, que no fue el mejor colaborador para ello. El ‘Murube‘ de Bohórquez se paró enseguida y tuvo que poner todo de su parte el estellés que, después de parar al toro sobre ‘Barrabás‘, dejó buenas banderillas a lomos de ‘Berlín‘ y ‘Dalí‘. Sin embargo, pinchó con los aceros y todo quedó en una ovación.

Fotografia Mercedes Rodriguez

 Cronica Agencias